Hace años lo de ponerse aparato (así se llamaba) suponía todo un trauma para los niños y niñas. Afortunadamente ahora ya no es así. Y tanto niños como mayores ven en una ortodoncia la solución a problemas estéticos y también de salud. Cuando tienes problemas con la alineación de tus dientes. O cuando sientes que la arcada superior y la inferior no encajan de forma correcta al cerrar la boca. En ese momento tienes que aportar por la Ortodoncia. Una rama de la Odontología que, precisamente, se encarga del estudio y de la corrección de las malposiciones de las piezas dentales y de los huesos maxilares, así como de la modificación de las complicaciones relacionadas con la mordida.

En la clínica Blanc de Mahón llevan a cabo tratamientos de ortodoncia con brackets e invisalign a cualquier edad, ya que son aconsejables y apropiados para cualquier persona que padezca malposiciones de la dentición y de los maxilares, independientemente de su edad. Son ellos los que nos van a contar lo que puedes encontrar ahora mismo en el mercado. Cuál es mejor para cada paciente y cuáles tienen que ser los elegidos.

Brackets metálicos

La ortodoncia con brackets es la más utilizada por los pacientes de la clínica, así como la más habitual, en los procedimientos de Ortodoncia. Los brackets son unos elementos, en este caso metálicos, que se adhieren a la cara externa de los dientes. En ellos, se fijan unos alambres sujetados mediante ligaduras. Este tratamiento es recomendable si existen problemas de malposiciones dentales y maloclusión, así como para solucionar el apiñamiento y las sobremordidas. Fabricados con acero inoxidable de uso biomédico, evitan la aparición de todo tipo de alergias (en el caso de que el paciente sea alérgico al níquel, se puede optar por el titanio o decantarnos por los brackets estéticos.

Brackets estéticos

A diferencia de los metálicos, los brackets estéticos están confeccionados con plásticos y cerámicas, además son más discretos y menos visibles. Gracias a ellos, se puede mantener la estética bucal y facial durante el procedimiento. Los brackets estéticos son aparatos fijos, igual que sus predecesores metálicos. Estos se cementan en los dientes con la función de alinearlos, corregir oclusiones y mordidas, y mejorar la sonrisa estéticamente. Se elaboran con materiales que los hacen casi imperceptibles a la vista, siendo discretos y disimulados.

Brackets autoligables

La Ortodoncia mediante brackets autoligables no requiere de ninguna sujeción para unirlos al arco metálico. Estos brackets se fijan a los alambres mediante unas pequeñas pestañas y no necesitan ligaduras o gomas. Gracias a estos, además de una mayor estética, se consiguen reducir los tiempos de los tratamientos entre cuatro y seis meses. Se caracteriza por el uso de brackets de baja fricción que no requiere de ligaduras para unir los brackets al arco, lo que permite una ortodoncia más cómoda y rápida. Además, con este sistema no se realizan extracciones dentales como pasa con las técnicas que emplean los brackets dentales convencionales. Al no tener ligaduras, la ortodoncia con brackets autoligados, nos permite realizar con más facilidad la higiene oral diaria. Además, al facilitar la higiene bucodental, previene posibles problemas futuros como la gingivitis, la periodontitis o la aparición de caries.

Ortodoncia invisible

La Ortodoncia Invisible es uno de los métodos más novedosos e innovadores para solventar las malposiciones y las maloclusiones. Además de ser un sistema extraíble, Invisalign consigue corregir los problemas orales mediante unas férulas transparentes, conocidas como alineadores, que se fabrican a medida para cada paciente. Este sistema, además de garantizar una estética total durante el procedimiento, posibilita una mejor higiene bucodental.

Cómo se hace

Las nuevas tecnologías han supuesto una revolución en estos tratamientos. Todas las personas que quieran ponerse una ortodoncia, lo que tienes que hacer es realizarte la Ortopantomografía o radiografía. Ella te posibilita tener unos diagnósticos más precisos y una planificación segura y eficaz de los procedimientos dentales.

Gracias a esta tecnología, los expertos pueden detectar y analizar cualquier complicación oral que afecte a los dientes, los maxilares o la mandíbula. Mediante sus resultados, se pueden descubrir el desarrollo de caries, la existencia de enfermedades periodontales o la calidad ósea de un paciente antes de llevar a cabo un tratamiento de Implantología Oral.

Ahora ya conoces un poco más sobre los Brackets. Lo que está claro es que nada tiene que ver con lo que había hace años, y que en el momento que quieras someterte a este tratamiento, los profesionales serán los encargados de ponerte al día y asesorarte.

Deja una respuesta