El cambio de estación implica también un cambio de armario. Si dispones de un gran vestidor puede que esto no te haga falta, ya que toda tu ropa, tanto la de verano como la de invierno quepa correctamente en la estancia. Sin embargo, el resto de los mortales tenemos que ir cambiando la ropa en función de la estación. Así ahora con la llegada del buen tiempo y el calor hay que almacenar la ropa de invierno en cajas y comenzar a sacar la ropa de verano. Por eso, en este artículo te vamos a dar algunos consejos para preparar tu armario para la llegada del verano.

Lava toda la ropa de invierno antes de guardarla

Es fundamental que antes de guardar la ropa de invierno la laves para poder almacenarla limpia y con buen olor. Y es que si no la guardas es las mejores condiciones posibles lo más seguro es que acabe estropeándose. Además, si guardas toda la ropa en perfectas condiciones cuando hagas el próximo cambio de estación la ropa estará lista para ponerse. Aunque algunas prendas puede que las tengas que planchar, ya que es normal que tengan alguna que otra arruga.

Saca la ropa del verano anterior y aprovecha para hacer limpieza

Una vez ya hayas almacenado la ropa del invierno tendrás que sacar la ropa del verano anterior. Ve analizando las prendas y aprovecha para hacer limpieza de todo lo que ya no te gusta, lo que no te vale o lo que te gustaría reemplazar.

Los artículos que se encuentran en buenas condiciones puedes aprovechar para venderlos a través de la red y sacarte un pequeño dinerillo extra. Puedes también  tener un pequeño gesto solidario y donar toda la ropa que se encuentre en buen estado a una ONG o asociación. Y es que lo que a ti no te gusta puede que a otra persona le sea de gran ayuda.

Piensa qué es lo que necesitas

Una vez que ya hayas sacado toda la ropa de la temporada estival anterior debes hacer balance de lo que te hace falta. Por ejemplo, te has dado cuenta de que tienes pocos vestidos porque no algunos no te valen o este verano necesitas unas sandalias planas nuevas porque las que tenías están demasiado desgastadas.

Pues bien, una vez que sepas qué es lo que necesitas cuando vayas de compras sabrás realmente si te estás excediendo con la compra, te quieres dar algún capricho o solamente estás comprando lo necesario. Pero es fundamental saber qué es lo que se tiene, pensar qué es lo que se necesita y qué es lo que se quiere antes de ir a la aventura.

Apuesta por los básicos

Si necesitas comprar ropa nueva este verano un consejo que te será de gran ayuda es apostar por prendas básicas que nunca pasan de moda. “Las prendas femeninas que no pueden faltar en verano en ningún armario son un bonito vestido, unos shorts vaqueros, una camisa ligera y un bikini”, señalan desde Catalinos, empresa mayorista de ropa de mujer al por mayor.

Es interesante que apuestes por los básicos porque son prendas que nunca pasan de moda y aunque pasen los años te las podrás seguir poniendo. Si es verdad, que en este tipo de prendas es mejor invertir un poco más para comprar artículos de calidad y que te duren lo máximo posible.

Organiza la ropa por sus características

Una vez que ya tengas toda la ropa de verano lista es recomendable que la organices por sus características. Es decir, puedes poner todos los vestidos juntos, todos los pantalones cortos en la misma zona del armario, así como toda la ropa de playa. Otra manera de organizar la ropa es por colores. También puedes combinar ambos métodos. Tú eliges cuál es la opción que más te gusta y te ayuda a encontrar tu ropa con mayor rapidez.

No te olvides de los complementos

En este artículo hemos estado hablando de las prendas de ropa. Pero también es importante que saques del trastero todos los complementos de verano como el capazo para la playa, las chanclas, los sombreros, los collares coloridos o las gafas de sol. Todo este tipo de artículos los debes tener a mano para poder encontrarlos siempre que lo necesites.

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda a la hora de realizar el cambio de armario con la ropa de la temporada estival. Aunque muchos de estos consejos los podéis aplicar a cualquier época del año.

Deja una respuesta