El covid lo ha cambiado todo. Y curiosamente, como suele ser habitual cuando algo lo tocan los políticos, hemos tenido bando de buenos y malos. Parece que algunas profesiones o sectores eran muy buenos, y otros no. Algo que se ha servido para enfrentar a mucha gente. Y es que por ejemplo, hay muchas comunidad que han señalado a la hostelería como la gran culpable de los rebrotes y los contagios, otros en cambio, han puesto el foco en los gimnasios. Pues bien, ni unos ni otros, lo que hay que reconocer es que todos ellos han hecho esfuerzos tremendos para poder ser lugares seguros.

La cultura

El sector de la cultura es, junto a la de la hostelería, uno de los más dañado por las medidas impuestas para luchar contra el covid-19. Los teatros, los cines o las salas de espectáculos se han cerrado durante mucho tiempo. Pues bien, todos estos empresarios han querido amoldarse a la nueva situación y lo que han hecho es implantar medidas. De esta manera, siempre hay distancia de seguridad entre las butacas, y por supuesto todo está desinfectado. En ningún momento la gente que acude a estos espectáculos se quita la mascarilla. Por lo tanto, la seguridad es máxima. Y lo mismo ocurre en el cine. Se acabó eso de aglomeraciones, por lo tanto acudir al mundo de la cultura es seguro.

Espectáculos deportivos

Lo mismo ha pasado con los clubes deportivos. En este apartado nos referimos, como es lógico, a clubes de deportes modestos o minoritarios, no entran los grandes estadios de fútbol. Que ahora mismo es imposible el poder volver. Pero por ejemplo, un equipo de balonmano femenino que normalmente acuden 400 personas a un pabellón con capacidad para 6.000 personas, pues está claro que es un lugar seguro. Además, en todos estos partidos antes de entrar se toma la temperatura, se aplica el gel en las manos y por supuesto tienes que dar los datos por posibles futuros contagios.  Y lo más importante, las butacas del polideportivo están numeradas y tiene que haber separación. En este caso ocurre en un recinto cerrado, pero más seguridad con las mismas medidas hay en un deporte que se juega al aire libre.

Dentistas

El sector de las clínicas dentales ha estado siempre a la última en cuanto a medidas sanitarias. Ya de por sí desde hace muchos años han apostado por la seguridad. Solo tenías que ver cómo te atendía un dentista. Y es que ellos han estado expuestos desde siempre a posibles contagios. Por eso, ahora mismo es muy seguro acudir a una clínica dental. El ejemplo lo tenemos en Clínica Dental Collado Villalba. “Nuestro objetivo es aportar soluciones integrales a nuestros pacientes, lo cual engloba desde los tratamientos más simples, como una limpieza dental, hasta los más complejos, como aquellos tratamientos de cirugía oral, pero todo ello con medidas anticovid”, aseguran.

Cultos religiosos

El sector de la iglesia y de las religiones también han sabido amoldarse a estos nuevos tiempos. Es cierto que algunas medidas han sido muy desproporcionadas. Por ejemplo, en Valladolid para una catedral que tiene una capacidad para más de 2.000 personas, la Junta de Castilla y León solo permitió la entrada de 25. Cuando luego ves los autobuses o metros totalmente a rebosar. En este caso, en los cultos religiosos también se aplican las medidas sanitarias para poder mejorar la situación. Lo mismo ocurre con las celebraciones tipo bodas o comuniones.

Restaurantes

Y sí, hay que reconocer que son muchos los hosteleros que han trabajado muy bien en esta pandemia para poder salir adelante cumpliendo siempre las normas. Han comprado los mejores purificadores para limpiar el aire del posible virus. Además, han cambiado las cartas por sistemas informáticos, han renovado las entradas para no hacer coincidir a la gente en la puerta. Y por supuesto siempre medidas sanitarias para evitar mesas juntas  o que haya contactos entre los comensales y los camareros. Los baños han sufrido importantes mejoras para evitar colas. Y está claro que ellos han sido cuidados y conscientes con la situación. Ellos se merecen un aplauso. No pueden pagar justos por pecadores, y es algo que está ocurriendo en muchos sectores, y la hostelería es el que más.

Está claro que hay que actuar con sentido común contra el coronavirus, pero también es cierto que ha pasado más de un año y estamos mucho más concienciados con las medidas. Por lo tanto, si entre todos ponemos de nuestra parte, seguro que conseguimos vencer para siempre al bicho.

Deja una respuesta