Que España es tierra de vinos es de sobra sabido pero no sé por qué extraño motivo, cuando hablamos de bebidas alcohólicas típicas españolas, olvidamos otras como la cerveza, el cava o la sidra, y no es que no lo sepamos, es que, simplemente lo olvidamos. De hecho, si nos fijamos en varias empresas productoras de maquinaria para la elaboración de este tipo de bebida, comprobaremos que es para vino, cava, cerveza, sidra y aceite (fuera de las espirituosas) donde encontraremos un mayor abanico de posibilidades. Podéis comprobarlo en Boada Tecnología.

El Vino

Si tenemos que hablar de vino en nuestro país y de sus orígenes deberemos remontarnos al segundo milenio antes de cristo, cuando los fenicios se establecieron en la península fundando el actual puerto de Cádiz. Poco a poco, esta colonización llegó a zonas más interiores de la península, como Jerez, donde plantaron vides aunque se desconoce exactamente su utilización por lo que no fue hasta la época griega cuando en Gerona se empieza el cultivo de la vid en la zona y se extiende por toda la región vinícola de Empordà. El método de elaboración de este vino, aunque primitivo, no dista mucho del actual; se fermentaba el mosto en depósitos de piedra hundidos en la tierra o escavados en  ella (como las bodegas actuales) y se trasvasaba luego a tinajas de barro, como el actual vino cosechero.

Los romanos, siglos después, mecanizaron el cultivo de la vid y la extendieron al mediterráneo. Y fue ya en el siglo XVI cuando Jerez y Málaga se convirtieron en núcleos de producción de vino a nivel internacional haciendo mercado fuera de nuestras fronteras.

La Cerveza

La introducción de la cerveza en nuestro país se la debemos a los pueblos íberos. Para ellos era de consumo habitual por lo que no era de extrañar verla en cada casa y pueblo íbero. Luego, con la romanización de la península, pasa a un segundo plano y el vino queda como maestro de ceremonias, pero no por eso desaparece, de hecho sigue presente entre el pueblo como bebida fermentada artesana. El problema es que, poco a poco, ese pueblo que tan presente tenía la cerveza empieza a desaparecer y con el devenir de los siglos prácticamente deja de verse en la península. Así que, ¿cómo es que luego pasó a estar de nuevo tan presente? Pues fue ya en el siglo XVII cuando empieza a verse de nuevo en España y su popularidad alcanzó buenas cuotas ya en el siglo XIX, cuando se comienza a industrializar en toda Europa.

El Cava

El cava es, como muchos saben, un vino espumoso con Denominación de Origen Protegida Española. Se elabora bajo el método tradicional, principalmente en la comarca del Penedés, entre las provincias de Barcelona y Tarragona. Se comenzó a producir a mediados del siglo XIX, por lo que es una bebida tardía en comparación con las anteriores, y en 1868, sus productores Francesc Gil y Doménec Soberano, la presentaron en la Exposición Universal de París.

El problema llegó en 1972 cuando Francia entró en conflicto con España al creer que el Cava no era más que Champán, una bebida de la que ellos tienen denominación de origen. No obstante, el Consejo Regulador de los Vinos Espumosos aprobó la denominación de cava para nombrar al espumoso español zanjando la disputa de una vez por todas.

La Sidra

Deberíamos remontarnos al Antiguo Testamento para ver que en él se menciona una bebida alcohólica que los hebreos elaboraban a base de cereales o frutas y que los expertos creen que podría ser el inicio de lo que actualmente se conoce como sidra. Además, teniendo en cuenta que los griegos y romanos ya consumían vino procedente de la manzana (sikera), podemos asegurar que de ese término proviene el nuestro actual de sidra.

Cómo la elaboraban en aquellos años es algo desconocido para nosotros hoy en día, pero la intuición de los profesionales hace pensar que no era de un modo muy diferente al nuestro.

La principal región productora de sidra en nuestro país es, como todos sabemos, Asturias, aunque en Guipúzcoa cuentan con sagardoa, una bebida muy similar a la sidra que no se escancia pero que es prácticamente igual.

Sabiendo todo esto ¿es España tierra de vinos? Pues tal vez sí, pero no solo tal y como los pensamos de buenas a primeras, sino también de cava y sidra, así como de cerveza, ya que aunque no somos alemanes, nuestra cerveza no deja de ser una de las mejores a nivel internacional.

Deja un comentario