A nadie le sorprende que digamos que España es un país en el que una de las características más comunes es la presencia de un gran número de bares. Seguro que compartís esta opinión: y es que en todas las ciudades y pueblos de nuestra geografía hay una presencia importante de bares y restaurantes de todo tipo. Esto va en sintonía con el carácter de los españoles y las españolas: un carácter alegre y que siempre ve en este tipo de establecimientos un lugar ideal para disfrutar de su tiempo libre de la mano de la familia, los amigos o los compañeros de trabajo. 

La enorme cantidad de bares y restaurantes que hay en España hace que estas entidades tengan que conseguir aspectos que les diferencien del resto. Los hosteleros pasan horas cada día dándole vueltas a la cabeza para tratar de conseguir este propósito. Pueden conseguirlo de múltiples maneras: a través de sus productos, a través de su ubicación en dichas ciudades o municipios o a través de cualquier otra cosa que tenga que ver con algún aspecto de su establecimiento. Un ejemplo para diferenciarse es apostar por vasos, copas o vasos que estén personalizados. 

Una noticia que fue publicada en el portal web Profesional Horeca a lo largo del año pasado indicaba que el sector de la hostelería facturaba cada año un total de 123.000 millones de euros, algo que representa un total del 6% en el PIB. No cabe la menor duda de que son datos que ponen de relieve que se trata de un sector muy potente y que hay que defender a capa y espada, sobre todo en un momento como en el que estamos, con la amenaza tan potente que supone el coronavirus. 

Otra noticia, en este caso publicada en el diario El Mundo, indicaba que España había pedido convertir a sus bares en Patrimonio de la Humanidad, lo que deja clara cuál es la importancia que tienen los bares para una nación como la nuestra. La gran cantidad de negocios de este tipo y la calidad que normalmente está asociada a ellos hace que los hosteleros le den vuelta constantemente a la manera que consideran más necesaria e ideal para competir con el resto. Y ahí es donde entra la personalización de las copas, los vasos y cualquier otro recipiente en el que consuman sus bebidas o comidas sus clientes. 

La personalización de vasos, copas, platos y demás productos se ha convertido en una de las mejores maneras que tiene un bar o restaurante de reforzar su identidad de marca. Esta se ha convertido en toda una tendencia a la hora de tratar de conseguir una diferenciación con respecto al resto de su competencia en un sector que está súper poblado y en el que es tan difícil, en muchas ocasiones, fidelizar a la clientela. Los profesionales de Cristafiel nos han comentado que son centenares los dueños y dueñas de este tipo de establecimientos que han decidido personalizar este tipo de elementos y que ya se están beneficiando de las ventajas que eso tiene en términos de imagen.

Una técnica que ya reporta beneficios

Muchos de los hosteleros a los que hemos preguntado por esta cuestión y que, en efecto, han apostado por una técnica como de la que hemos venido hablando nos han comentado que la estrategia ha funcionado prácticamente tal y como habían esperado. Y es que han conseguido, a través de este tipo de acciones, conseguir que la imagen de su negocio se amplíe y que sean muchas las personas que, a la hora de escoger un sitio en el que tomar algo, hayan empezado a tener como nombre elegir sus negocios.

Quizá sea esta la explicación del aumento del número de hosteleros que están decidiendo personalizar sus copas. Y es que, en este tipo de negocios ya se sabe que lo que funciona pasa de boca en boca. Lo más interesante de todo es que son hosteleros de todo tipo los que están apostando por estas técnicas: desde los dueños de pequeños establecimientos de pueblos diminutos hasta los más grandes magnates del negocio. Y ese es uno de los síntomas que mejor explican que el grabado de copas, vasos o platos es una cuestión que, bien trabajada, reporta muchas ventajas.

No cabe la menor duda de que la hostelería vive uno de los momentos más complicados en lo que llevamos de siglo y que cualquier cuestión tiene una importancia muy grande a la hora de luchar contra todos los elementos que impiden el desarrollo de estos negocios, que están siendo severamente golpeados por la crisis del coronavirus y que, desde luego, no merecen que les dejemos caer en el olvido. Rescatar a nuestros bares y restaurantes es una misión que nos compete a todos y todas y que, de la mano, podemos conseguir.

Deja una respuesta