Cuando pensamos en inmortalizar algún momento que queremos conservar para siempre, para nosotros, y para nuestros seres queridos, pensamos en el mejor de los ideales, pero lamentablemente el que más y el que menos se ha cruzado con algún pseudoprofesional que más que inmortalizar, ha arruinado un bonito recuerdo con una dudosa calidad de su trabajo.

A pesar de nuestros pesares, el que más y el que menos puede dar testimonio de alguna mala experiencia con algún fotógrafo, bien en algún bautizo, comunión, reportaje fotográfico de fiestas, de bodas…cuando hemos visto el resultado del trabajo nos hemos preguntado porqué tuvimos que ir a parar a ese supuesto profesional y no a otro, por no hablar de que pagar un reportaje no es barato por lo que se convierte en doble disgusto al ver el resultado. Contratar los servicios de un profesional de la fotografía supone un esfuerzo, y más si cabe si hablamos de un reportaje grande como puede ser una boda, es por ello que debemos plantearnos muy bien lo que esperamos y lo que queremos gastar porque te pueden hacer desde un básico hasta un completo, preboda, boda y postboda, con video incluído o no, todo eso se paga, se paga el trabajo y al profesional. No es barato, es por ello que si queremos contratar a alguien debemos asegurarnos, como nos sugieren en Ravenous Souls Photography, de cómo trabaja, de cuáles son sus resultados y si podemos guiarnos por el boca a boca mejor que mejor, cuantas más referencias mejor, así evitaremos decepciones y disgustos.

Cuidado con los pseudoprofesionales, pueden arruinarte tu día soñado

Lo que hay que tener muy claro es si te compensa el desembolso de dinero con lo que vas a obtener, hay quien quiere tirar la casa por la ventana, un reportaje de reyes, con el todo incluído, sin reparar en gastos, en estos casos lo más inteligente es asesorarse bien y buscar a profesionales con experiencia y prestigio en el sector. Por otro lado, tenemos a quienes bien por falta de presupuesto, bien por falta de interés en estas cosas, eligen tirar de conocidos para realizar las fotografías, si bien es cierto de que obviamente es más barato, no siempre es una decisión acertada pues influyen muchas cosas en la calidad del resultado, como la capacidad para fotografiar, como con  el equipo con el que se cuenta que pocas veces es profesional, y obviamente los conocimientos en la edición de video y fotografía. No todo el mundo está capacitado para enfrentarse a un proyecto así, hay que tener muchos conocimientos y medios para sacar adelante un buen resultado, pero si lo tenemos claro la decepción en caso de que la haya será menor, todo es cuestión de balanza.

Por experiencia personal puedo hablar del caso decepcionante de varios reportajes fotográficos en los que pagué lo que me pidieron y los resultados dejaron mucho que desear. Posteriormente, me surgió la idea de realizar un pequeño reportaje preboda a unos amigos que no iban a contratar a nadie por falta de presupuesto, lo iban a hacer todo muy sencillo e íntimo, la verdad es que no salió nada mal y quedaron muy contentos y yo también con el resultado. Cuando llegó la hora de mi boda decidí yo misma realizar mi propio reportaje por dos motivos, por miedo a que me sacaran el dinero y volver a obtener una decepción y por falta de presupuesto en estos tiempos de crisis.

La verdad es que mi reportaje se ciñó a lo que quería, salió tal como lo pensaba, algo desenfadado e informal, captando la esencia de todos nosotros, sin postureo ni posados forzados, pero la verdad es que me pregunto cómo hubiera salido un reportaje profesional con más medios, podría haber sido mejor, no lo sabré. Pero llegados a este punto, en el momento en el que me encuentro, esperando un bebé como estamos esperando mi pareja y yo, me planteo seriamente si volver a confiar en un profesional para que nos haga un reportaje de embarazo y de nuestro bebé, de esos que están tan de moda actualmente. Si me lo planteo es porque hace tiempo que no recurro a ningún profesional y porque de esta manera podríamos salir mi pareja y yo en las fotografías, pero lo que tengo claro es que de hacerlo, será buscando primero a un especialista, examinando su trabajo, sus resultados, buscando referencias y sobre todo, hablando previamente para que nos conozcan porque creo sinceramente que si no nos tratan y nos conocen, no pueden ser capaces  de captar lo que somos y quienes somos.

 

 

Deja un comentario