No hay una beca más deseada por los estudiantes universitarios que la beca Erasmus, Erasmus plus u otro tipo de programa de movilidad internacional. Uno de mis primos mayores recibió la noticia de que le habían concedido la beca Erasmus y, literalmente, saltó de alegría se torció el tobillo y tuvo un esguince. Buenas suerte, mala suerte, quien sabe.

Lo que si que es cierto es que se han cumplido ya treinta años desde la creación de este programa de estudios, cuyo objetivo es ofrecer al estudiante la oportunidad de estudiar asignaturas relacionadas con su carrera en una universidad de otro país. La movilidad de los estudiantes nunca ha sido tan valorada con este programa.

Las empresas se hacen eco de los beneficios, que posteriormente comentaremos, que se obtienen de una experiencia de este estilo. Ya que se quiera o no se vive una serie de experiencias que aportan al estudiante una serie de soft skills (habilidades que no se enseñan en los centros de enseñanza) que generan mucho valor a la hora de buscar trabajo.

Además, con el movimiento Erasmus ha surgido una gran avalancha de proyectos para ayudar a los estudiantes a integrarse en la sociedad del destino que eligen. En concreto universidades y asociaciones hacen un trabajo remarcable para hacer de su destino un hogar, además de entender el estilo de vida de los lugares dónde deciden estudiar.

Muchas universidades se encargan de organizar viajes y actividades a través de los diferentes departamentos o organismos integrantes de la misma. Normalmente vemos como los centros de idiomas toman esta tarea, ya que son los encargados de dar los cursos de español y tienen un contacto directo con el estudiante erasmus.

Una universidad que ofrece un programa erasmus muy completo es Formatic Barcelona, una institución educativa privada fundada en el año 1974, que ha formado y titulado más de 20.000 estudiantes en los ámbitos del turismo, la comunicación y la empresa. Destaca por un constante y sostenido esfuerzo de adaptación a lo largo de los años junto con un alto grado de exigencia.

Pero también existen asociaciones cuyo trabajo se realiza sin ánimo de lucro, es decir, voluntarios que se dedican a integrar al estudiante Erasmus, y de los diferentes programas de estudios internacionales, en la sociedad. Es el caso de ESN o AEGEE, en concreto ESN ha cumplido veinte años desde su creación, en los que han realizado proyectos a nivel local, nacional e internacional a través de sus diferentes secciones, involucrando a cientos de miles de estudiantes internacionales.

Beneficios de una beca Erasmus

Universia destaca muchos beneficios de entre los que vamos a destacar los que se consideran más importantes. En primer lugar, hablaremos de la experiencia que aporta este tipo de programa. Tengamos en cuenta que los estudiantes viajan a destinos desconocidos, tienen que vivir solos (muchas veces por primera vez) y se enfrentan a la brecha cultural que separa a sociedades de países diferentes. De hecho, este tipo de cambios producen un enriquecimiento cultural que es difícil de obtener de manera diferente.

En segundo lugar, aunque ya lo hemos mencionado, se aprenden idiomas. Al llegar a un país desconocido es normal hablar inglés, pero lo normal es que no se hable la lengua de destino. Muchas veces es una oportunidad para los estudiantes de erasmus de aprender un nuevo idioma, lo que enriquecerá sus currículums.

También tenemos que tener en cuenta que la beca erasmus aporta una cantidad de dinero limitado, que prácticamente da para cubrir gastos. Y con este dinero se tiene que conseguir pagar una habitación, la comida y gestionar el dinero para las fiestas, porque no nos mintamos el erasmus es bien conocido por ser un lugar perfecto para salir de fiesta. Por lo tanto, se aprende a vivir con presupuestos limitados, cosa importante hoy en día que los sueldos son tan bajos.

Dado que el presupuesto es limitado, también se aprende a convivir, ya que la mayoría de veces habrá que acudir a un piso compartido para poder llegar a final de mes. Esta situación es útil para desarrollar la empatía, el compañerismo y las ganas de conocer gente, porque al final acabas conociendo gente por todos sitios.

En conclusión, las becas erasmus ayudan a valerse por uno mismo, ya que estás solo ante el peligro de tener que estudiar, manejar un presupuesto limitado y tener que conocer gente e integrarte en una sociedad diferente.

Deja un comentario