A nadie le sorprendería saber que una de las máximas preocupaciones de la gente en un momento como en el que nos encontramos es el excesivo daño que le hace la acción del ser humano al planeta en el que reside. La verdad es que no es para menos. Son muchos los problemas y los desafíos a los que nos enfrentamos en la actualidad en este sentido y son muchos los interrogantes a los que tenemos que dar respuesta para hacer que la vida aquí no se deteriore. De lo contrario, tendremos problemas muy graves más pronto que tarde.

Una de las maneras que ha caracterizado al ser humano en lo que tiene que ver con el daño provocado a nuestra Tierra ha sido el excesivo consumo de plástico, algo que ha tenido una influencia bastante negativa y que pone en jaque la vida tal y como la hemos conocido hasta la fecha. Llevamos años buscando una forma de hacer que esta dependencia que tenemos de los plásticos descienda y la verdad es que algo hemos avanzado de un tiempo a esta parte. Pero, antes de que entremos más en la materia, hay que remarcar que todavía queda mucho trabajo por hacer.

Apostar por el plástico biodegradable viene siendo una tendencia de lo más aceptada en los últimos tiempos. Así nos lo han comentado los profesionales de Bioplásticos Genil, una entidad dedicada a la fabricación de bolsas de plástico biodegradable y que ha surtido de este tipo de productos a multitud de comercios en los últimos años. La verdad es que las ventajas de este tipo de materiales es evidente y que ese es uno de los motivos por los cuales las empresas, en el marco de sus planes de responsabilidad social corporativa, están apostando por estos productos.

Los supermercados han sido consumidores habituales de plásticos de un solo uso

Los clientes más habituales de este tipo de negocios suelen ser los supermercados, que han estado en el foco de la polémica puesto que han sido, tradicionalmente, quienes más bolsas de este tipo han suministrado, habiendo sido además los más criticados por ello por parte de la sociedad civil. Este tipo de negocios han visto en el plástico biodegradable una oportunidad perfecta para empezar a contribuir de una manera efectiva a mejorar el medio ambiente y, de paso, mejorar su imagen, algo que les preocupaba bastante en los últimos tiempos.

Es evidente que los supermercados no han sido los únicos y que es la comunidad empresarial, en su conjunto, es la que está haciendo posible que se reduzca de una manera importante el consumo de objetos de plástico de un solo uso. No cabe la menor duda de que, de no ser así, sería mucho más complicado conseguir esos objetivos por los cuales suspira el mundo entero y que nos deben conducir directamente hacia una mejor calidad de la vida, del aire y de nuestra atmósfera, que no son asuntos baladíes.

Reducir la cantidad de residuos es una necesidad urgente 

La verdad es que la cantidad de residuos que se genera en nuestro mundo es realmente increíble. Una noticia que fue publicada en el portal web de BBC informaba de que hay tantos residuos en este mundo que podrían cubrir un país como lo es Argentina, que es el cuarto más grande de América (solo superado por Brasil, Estados Unidos y Canadá) y el segundo más grande de Sudamérica (siendo solo superado por sus vecinos brasileños). Se trata de un dato que es realmente impactante y que nos tiene que hacer reflexionar a todos y todas.

Llevamos, como ya hemos comentado antes, muchos años trabajando para intentar cambiar esta realidad que cada vez es más evidente. Las medidas que se están tomando a nivel supranacional son bastante importantes y positivas, pero tenemos que desarrollar sistemas que nos permitan conocer cuál es el seguimiento de este tipo de medidas y establecer sanciones mucho más serias para todos aquellos países o empresas que se salten a la torera todo lo que venimos comentando. Y es que, de no ser así, de poco nos va a valer legislar y proponer soluciones.

Es evidente que tendríamos que tener alguna manera para controlar sobre todo lo que hacen países como lo son China o Estados Unidos, que son los países más contaminantes del mundo, pero eso no tiene que ser la excusa que utilicemos los demás para que echemos la culpa al 100% a estos países y no hagamos autocrítica. No cabe la menor duda de que este es un trabajo de todos y que es más importante que nunca que tengamos la capacidad para aportar nuestro granito de arena y forzar a los demás a que hagan lo propio. Así y solo así conseguiremos los objetivos climáticos de los próximos años.

 

Deja una respuesta