Es la eterna pregunta que se hace la humanidad. ¿El pan engorda? Pues la respuesta no es sí o no, la respuesta correcta sería engorda depende de cómo lo comas. Me explico. Existen estudios que demuestran que una dieta rica en pan puede incluso favorecer la disminución de peso y de la circunferencia de cintura o simplemente no tener influencia alguna en el peso. Se ha constatado que si se respeta la cantidad recomendada el pan no engorda.

La encuestaHábitos y consumo de pan en España” realizada para la asociación Pan Cada Día, asegura que el 92,6% de la población ingiere con asiduidad pan y el blanco sigue situándose como el preferido entre los españoles, un 75,1% lo consume frente a un 28,2%. Con estos datos es vital saber si el pan engorda o no. En muchos regímenes, el pan suele estar asociado a los alimentos que se deben evitar si se busca adelgazar, cuando en realidad este alimento únicamente contiene entre 1 y 3 gramos de grasa por cada 100. ¿Y por qué existe esa cruzada contra el pan?

Existe porque el pan no se suele comer solo, ya se sabe ese refrán que “pan con pan, comida de tontos”. De ahí viene todo. Comerlo en bocadillos es un peligro porque lo que se incorpora en ellos suele ser muy calórico. Si al bocadillo le ponemos chorizo, jamón, queso, filetes, etc, pues es lo que produce ese exceso de calorías. Y claro, si comemos arroz, la pasta, las legumbres, las patatas… que son alimentos que también aportan muchos carbohidratos. Pues lo estamos duplicando. De esta manera, si una comida se basa en alguno de estos ingredientes, será mejor prescindir entonces del pan.

La recomendación es que en una dieta de unas 2.000 kcal, como mínimo 1.100 kcal deberían ser aportadas por carbohidratos. Y, al ser este nutriente el componente mayoritario del pan, si se reduce su consumo, se puede desequilibrar la alimentación.

Curiosidades sobre el pan

Sabías que la miga de pan es su parte más ligera. Tanto la corteza como la miga de una barra de pan comparten la misma composición, sin embargo, a igualdad de peso la primera contiene más agua, por lo que lleva algunas calorías menos que la corteza. Así que eso de que lo que engorda es la miga, es mentira.

Una buena idea es comer biscotes, porque te hacen sentir llena y ayudan a controlar mejor la cantidad de pan que tomas. Como requieren más tiempo para masticarlo, ya que tiene menos agua, hace que la sensación de saciedad sea mayor. Los industriales tienen más azúcar.

De “sabores”: más calóricos. Están muy de moda los panes que incorporan ingredientes (como nueces o pipas). Ten en cuenta que estos aportan calorías extra al pan. Aunque la verdad es que están muy buenos.

Son muchas las panaderías especializadas en hacer pan de diferentes sabores. Hay un sinfín de ellos como nos indican desde El Moli Pan y Café. Fíjate de todos los que puedes encontrar en su tienda.

  • De centeno: Es un pan oscuro, amargo y denso,  y es ideal si sufres de estreñimiento.
  • De maíz. Es rico en proteínas pero sin gluten, resulta ideal para los celíacos.
  • De pasas: lleva 600 gramos de pasas por kilo de harina. Te regula por dentro, aunque eso sí, si eres diabético tienes que tener cuidado.
  • De Viena: es más dulce y de consistencia más blanda que el común.
  • De chapata: produce mayor sensación de saciedad y se digiere mejor. Perfecto para meter unas rabas y darte un gustazo.

Doble uso

Lo mejor del pan es que es el mejor alimento para reciclar. Ya lo decía mi abuela “tirar el pan es pecado”. Se puede hacer de mil formas diferentes. Por ejemplo unas excelentes sopas de ajo, que son ideales para tomar en días de frío. Se puede hacer pan para empanar filetes, pero también como picatostes para los purés. Otro uso es el hacer unas excelentes migas, un plato típico manchego y que es una delicia. Incluso se puede utilizar para hacer el relleno del cocido y de las albóndigas.

Ya has visto que el pan es esencial para nuestra vida. Un buen amigo que tiene que estar siempre de nuestro lado. Y no, no engorda, así que lo puedes comer tranquilo, siempre que sea con moderación, claro.

Deja un comentario