Hay muchas dudas sobre la osteopatía. Hay muchos que la consideran la medicina alternativa a los procesos más arcaicos, otros piensan que un invento y que tiene poco de ciencia. Sea como sea, nadie duda de que la osteopatía ha llegado para quedarse en nuestras vidas. Pero para hablar de algo lo mejor es acudir a la fuente, y en este caso, para conocer más sobre estos tratamientos, lo que hacemos es llamar a la clínica de Óscar Díaz en Alicante.

Una clínica que nació con el objetivo de proporcionar una mejor calidad de vida a sus pacientes, con unos servicios que están enfocados en la consecución de un estado de salud óptimo y el bienestar diario de toda la familia. La primera pregunta es directa y sirve para quitarnos muchas dudas.

¿Qué es un osteópata?

El osteópata es un profesional que estudia el cuerpo humano como un conjunto de trabajadores, dedicando sus esfuerzos a que haya paz y armonía entre todos ellos. Sin embargo, no es fácil describir la función del osteópata. Un profesional que usando el diálogo, la exploración, un tratamiento no agresivo, y la comprobación de los resultados, logra que los dolores remitan y mejore la calidad de vida del paciente.

¿Qué dolores cura la osteopatía?

Una pregunta trampa, ya que el osteópata no trata enfermedades, sino al paciente. Por este motivo, el funcionamiento de la medicina se basa en el tratamiento de patologías similares con los mismos remedios. El inconveniente es que unos mismos síntomas pueden tener causas muy diferentes, e incluso lo que aparentemente es una causa, puede ser un síntoma, por lo que si no se busca el auténtico motivo, lo único que se logra es que el organismo no pueda responder adecuadamente a sus desequilibrios. Lo que sí que tienes que tener en cuenta es que mediante la osteopatía no se pueden tratar todas dolencias.

¿Cuándo voy al osteópata?

El cuerpo humano podemos decir que es como un coche. Al igual que necesitas que tu vehículo vaya al taller y realizarle revisiones y mantenimientos, el cuerpo también lo necesita.  Eso sí, nuestro cuerpo es más duradero. Eso sí, si se van dejando las cosas, las lesiones se pueden ir agravando y llegar a ser crónicas. Por eso, a los primeros síntomas de dolor, es bueno acudir a un consultorio de osteopatía.

¿Es peligrosa la osteopatía?

Pues claro que no. La osteopatía solo tiene contraindicaciones cuando el tratamiento no es el adecuado, y te pones en manos que no son las adecuadas. Está claro que estas técnicas no van a lograr que te recuperes de enfermedades como cáncer, esclerosis…, pero sí tienes que tener claro que puede mejorar la calidad de vida del paciente.

Tampoco está recomendado en caso de traumatismos craneales recientes o en el caso de que el osteópata no esté seguro de la patología del paciente. La mejor medida es tener sentido común. No dudes de que el colectivo de osteópatas lo integran profesionales de la salud con diplomas universitarios, que además están inscritos en el ROE, garantía de titulación de todos los afiliados.

¿En cuánto tiempo tendré mejoras?

Vivimos en la sociedad del ‘lo quiero para ya’. El tiempo nos marca y es él quien decide sobre nuestras acciones. Por eso, cuando una persona comienza una sesión de osteopatía quiere ver resultados rápidos, bueno mejor dicho, rapidísimos. Por eso, tienes que tener en cuenta que cada dolencia es distinta. Lo habitual es que en tres o cuatro sesiones se haya solucionado la dolencia, aunque no siempre es así. Para permitir que el cuerpo del paciente se reequilibre de las manipulaciones, lo habitual es dejar pasar dos semanas entre sesiones.

¿Osteopatía y niños?

En algunos casos la osteopatía puede venir muy bien a los más pequeños de la casa. Por ejemplo, se recomienda por problemas de alineación dental. Estos problemas pueden tener su origen en la columna vertebral, que puede generar tensiones que impidan la correcta oclusión de la boca. La osteopatía dará la movilidad a la columna que va a permitir la correcta colocación de las mandíbulas.

Ahora ya conoces más sobre el mundo de la osteopatía. Una visita a esta clínica, que cuenta con servicio de climatización, servicios para discapacitados y salas de espera adaptadas a nuestro objetivo, será el bienestar y la salud para tu persona. Como en todos los sectores hay impostores y malos profesionales, pero la seguridad de ponerte en manos seguras es cuestión de sentido común y de un poco de investigación.

Deja una respuesta