¿Cuánt@s de nosotr@s ha entrado alguna vez a una gran superficie buscando cremas hidratantes y ha salido con una en la mano elegida un poco al azar? La mayoría ¿verdad? Hay un gran porcentaje de chicos y chicas que empiezan a cuidarse la piel del rostro sin tener muy claro el tipo de crema que deben escoger y cometen errores garrafales.

A la hora de escoger los productos cosméticos debemos tener muy en cuenta el tipo de piel que tenemos porque hidratar de más una piel grasa o quedarnos cortos con una piel seca puede significar obtener los resultados opuestos a los esperados. Por eso, lo primero que vamos a hacer hoy es ver los cuidados que necesita nuestro cutis según el tipo de piel.

Piel Seca: La piel seca aporta una sensación de tirantez muy incómoda que da un aspecto opaco y rugoso al rostro, incluso suele tener tendencia a descamarse y arrugarse más fácilmente que la piel grasa. Hay que tener especial cuidado con el sol, el aire y la contaminación porque son factores que contribuyen a que se agraven estos efectos. Si eres de las personas que han heredado este tipo de piel podríamos decir que has tenido mala suerte porque es la que más cuidados necesitas. Ahora bien, con un poco de rutina y los productos correctos podemos tener una piel de lujo. Necesitarás una crema hidratante para la mañana y una nutritiva para la noche.

Piel Sensible: Se trata de la piel más delicada de todas. Es ligeramente seca, no tanto como las personas que tienen el primer tipo de piel pero sí más que otras, y eso provoca que se irrite fácilmente. Es propensa, además, a reacciones alérgicas por cosméticos, perfumes o detergentes por lo que hay que tener mucho cuidado y comprar productos de calidad. Los cambios atmosféricos y climáticos pueden causar irritación provocando rojeces en la piel e incluso a veces con visibles vasos sanguíneos.

Piel Normal: No existe la piel normal, todas las pieles tienen algo, pero se considera “normal” aquella que sin tratamientos tiene una textura suave de forma natural, sin espinillas ni poros abiertos. No presenta áreas grasas o resecas. Es la piel ideal que todos queremos por su buen balance natural. Con una crema de mantenimiento y una buena alimentación este tipo de piel estará reluciente.

Piel Mixta: Este tipo de piel tiene lo peor de la seca y lo peor de la grasa así que podríamos decir que quien tiene la piel mixta precisa efectuar una rutina de cuidados que tenga en cuenta ambos aspectos, hidratar la zona seca y reducir la secreción sebácea en la zona grasa.

Piel Grasa: Típica de la adolescencia pero también la sufre una gran cantidad de adultos. Se caracteriza por una sobre producción de sebo y aceites por lo que suele tener espinillas, puntos negros, poros abiertos y demás problemas cutáneos. La ventaja de esta piel es que se mantiene joven por más tiempo, aunque resulta incómoda para quienes la tienen. Necesita lociones limpiadoras y cremas adaptadas que impidan la acumulación de impurezas.

Cuidados Profesionales

Cuando no sabemos exactamente el tipo de piel que tenemos, antes de comprar cualquier crema, es recomendable acudir a un experto. En ocasiones, la opción más acertada es empezar con un tratamiento profesional adecuado a nuestro cutis para seguir, posteriormente, con un tratamiento rutinario en el hogar. Algunos centros de belleza con grandes tratamientos faciales son Beauty & Therapy o  el Centro de Estética Versátil.

Ahora bien, ofrecer un buen aspecto no es sólo cuestión de piel y maquillaje, sobre todo cuando hablamos del rostro. Dicen que los ojos son el espejo del alma y yo creo que la sonrisa es la proyección de nuestra imagen. No podemos pretender ofrecer una imagen impoluta con una dentadura amarilla, mal cuidada o con falta de algunas piezas. En la Clínica Cooldent tienen un departamento de estética dental que te asesorará para que puedas acerté el tratamiento más apropiado según el estado y la salud de tu boca. No optéis por los productos blanqueantes caseros ni por los productos de venta online sin la supervisión de un profesional, podrían ocasionaros daños irreparables.

Deja un comentario