Los cepillos de dientes son fundamentales a la hora de tener una magnífica higiene bucal. En este sentido, es fundamental que, pese a que no presente signos de desgaste, vayamos cambiando nuestro cepillo dental cada tres meses, para así evitar que proliferen las bacterias y diversos microorganismos que afecten a nuestra salud a nivel bucodental.

Optar por un cepillo de dientes adecuado es importante para contar con una buena higiene a nivel bucal. De no hacerlo, se pueden tener importantes problemas en cuanto a nuestra salud dental, caso de las caries o infecciones varias, pudiendo incluso perder dientes o llegar a padecer problemas como el mal aliento.

Actualmente es posible que sea complicado para nosotros optar por un cepillo de dientes, pues si que es cierto que en el mercado hay multitud de opciones que complican la elección. Debido a esto, hemos intentado investigar y aconsejar sobre qué cepillo de dientes puede ser el más adecuado y la forma en la que podemos elegir sin temor a equivocarnos.

Un cepillo de dientes que se adecue a lo que necesitas

En clinicadentalodas.com en base a su experiencia piensan que para conocer cuál es el cepillo más adecuado, lo mejor que podemos hacer es visitar a un dentista. El es el que va a saber las necesidades que tenemos y nos podrá recomendar la mejor opción posible. De la misma forma, nosotros también vamos a poder tomar una decisión respecto a esto.

Fundamental es elegir un cepillo que se pueda ajustar al tamaño que tenga nuestra boca y también saber si tenemos alguna clase de patología, de tal manera que podamos ser mucho más específicos.

En el mercado actual hay varias opciones, caso de los cepillos que equipan limpiadores incluso de mejillas o los cepillos eléctricos. Si queremos adquirir un cepillo eléctrico, lo mejor es comprar marcas fiables y mirar cuál es el que mejor se puede ajustar a lo que necesitamos. Esta clase de cepillos suponen una importante ayuda para las personas que por el motivo que sea, cuentan con problemas a la hora de cepillarse por su propia cuenta.

Clases de cepillos de dientes

Todos conocemos que los cepillos de dientes son instrumentos de higiene oral que son de gran ayuda a la hora de limpiar nuestra boca. Normalmente son de forma recta y la cabeza del cepillo se compone por cerdas que son perpendiculares, ayudan a limpiar las zonas más complicadas de alcanzar.

Una buena limpieza a nivel bucal precisa de un cepillado con pasta de dientes, así como de enjuague bucal e hilo dental. En cuanto a os cepillos de dientes pueden ser de los siguientes tipos:

Manuales.

Eléctricos.

Duros

Si los dos primeros son sobradamente conocidos, estos no lo son tanto. Las cerdas tienen mayor fuerza y rigidez.

Son bastante recomendables para las bocas que están sanas y se han cuidado bien al no tener tanta sensibilidad. Lo mejor es no hacer demasiada presión en cuanto al cepillado, pues es posible dañar algunas partes blandas, caso de la encía o el esmalte.

Medios

Recomendados para personas con buena salud dental, pero no que aguantan bien las presiones más duras de las cerdas.

Suaves

Los cepillos que tienen mayor suavidad en las cerdas, produciendo menor cantidad en la fricción.

Cómo elegir un cepillo de dientes

A la hora de elegir uno, tenemos que pensar en uno que pueda ajustarse a lo que realmente necesitamos además de otro tipo de características. Todo ello colabora a que los resultados sean mejores al limpiarnos los dientes.

Muchos especialistas hablan de que lo más recomendable es optar por un cepillo de dientes que cuente con una textura que sea mediana, donde las cerdas ni sean muy duras ni tampoco excesivamente blandas, de forma que se protegerá a los dientes, en especial el esmalte. Eso sí, todo esto siempre es cuestión de gustos. Lo mejor es optar por el que te sientas más cómodo, al fin y al cabo, es algo que tienen que usar a diario.

Nuestra recomendación es optar por un cepillo que cuente con la cabeza mediana o pequeña, evitando los grandes, ya que con un cepillo que tenga la cabeza pequeña vamos a tener la posibilidad de limpiar mejor cada rincón de la boca y dientes, pudiendo llegar a zonas que de otra forma sería imposible.

Si vamos al mango, siempre será mejor que el cepillo de dientes sea de los denominados antiderrapantes, lo que nos va a proporcionar un control mucho mejor. En el caso de los cepillos flexibles, estos son realmente buenos, pues así vamos a poder limpiarnos de mejor forma cada rincón de nuestra boca.

Los cepillos tienen unas cerdas que dependiendo de por cuáles optemos serán rectas, onduladas, o ligeramente curvadas. Todo esto lo vamos a poder decir siempre con la ayuda del dentista. De la misma forma no hay problema alguno en el caso de que nos decidamos por cepillos que tengan limpiadores de mejillas o de lengua.

Por todo ello es necesario cambiar o ir sustituyendo el cepillo de dientes cuando contemos con las cerdas en no muy buen estado o con evidente desgaste. En el caso de que las encontremos bien, siempre es bueno hacer el cambio cada tres meses, de manera que se evite la acumulación de gérmenes en los mismos.

Como has podido ver, los cepillos de dientes son un mundo y hay que tener muy claro lo que queremos y optar por los que puedan darnos uno rendimiento más acorde con lo que necesitamos. Cada vez más se destina más atención a la salud bucal y más concretamente a la limpieza  de nuestros dientes, siendo esto toda una garantía de salud.

Así que ya sabes, si tenías dudas a la hora de qué cepillo comprar, esperamos haberte aclarado un poco un panorama, puesto que, seguro que has experimentado esa sensación de ir a comprar un cepillo de dientes y ver una amalgama de colores y formas que más que atraerte a la compra, te han hecho preguntarte ¿por cuál me decido?  Suerte de todas formas en la elección.

Deja un comentario