La importancia de los psicólogos en las relaciones de pareja cuando no van bien pueden ser fundamentales. Tanto cuando se quiere comenzar una terapia individual como de pareja, siempre nos preguntamos cómo debemos elegir al psicólogo en el que vamos a confiar nuestra vida privada. Vamos a dar una serie de consejos para elegir a un buen psicólogo.

¿Cómo elegir psicólogo?

Existen diferentes psicólogos, ya que pueden haber tenido diferente formación o incluso por otros motivos como que pertenezcan a otras corrientes de pensamiento. Todo va a depender de lo que queramos tratar cuando vayamos al psicólogo, pues de esto depender el elegir ¿no?

Entre las vías a las que más se suele acudir están los amigos. Los amigos que hacen o hicieron en su día terapia, pueden ser de lo más útiles a la hora de recomendarnos ese profesional que buscamos. Si ellos quedaron satisfechos, entonces puede que seas una alternativa viable, al igual que también pueden serlo los familiares o los compañeros de trabajo.

No olvidemos que Internet vale para poder seleccionar a un psicólogo que sea adecuado para la terapia. En muchas páginas web vamos a poder encontrar información del profesional en cuestión, referencias o vías de contacto.

Existe la posibilidad de que otros psicólogos puedan valernos a la hora de elegir un buen profesional. Algunos psicólogos conocidos pueden hacer que nos deriven al psicólogo especialista en terapias de pareja. En los círculos profesionales en ocasiones también aparecen recomendaciones que podemos tener en cuenta.

En algunos medios de comunicación, caso de radio, revistas o diario, suelen aparecer anuncios de psicólogos que pueden abordar diferentes tipos de problemáticas que se producen. Una buena parte de ellos te ofrecerán la primera consulta gratuita, que realmente es de gran utilidad cuando lo que se quiere es hacer una evaluación del profesional y ver si puede ser el indicado para tratarnos, un apartado donde el feeling y la confianza son fundamentales.

Hay que tener claro a qué vamos

Muchas veces, cuando la pareja acude a la consulta, suele tener poca idea de que sucede en este tipo de terapias o de que manera se comportará, tanto su pareja como él, así como el psicólogo. De verdad que es muy importante el que esta situación se aclare desde el primera momento o primera reunión y dejar claros los objetivos existentes por parte del terapeuta.

Después de aclarar y saber quién fue el que tomó la iniciativa de contactar con el terapeuta y la actitud de la otra parte frente a ello, lo mejor es comenzar por hacer un resumen de las dificultades que se han experimentado en la relación de pareja.

Cada uno en el turno que le toque, deberá hablar para dejar claras las áreas de la relación que encuentra más problemáticas. Así es como el profesional en cuestión puede ver la actitud que toma cada uno, si se ceden el turno de palabra o si se lo quitan entre ello de forma acalorada. Pueden empezar con un intercambio de acusaciones entre ellos, bloquearse la conversación, etc.

Se debe ser específicos en cuanto al momento en que se produjeron las dificultades a la hora de interactuar. Para ello el profesional tendrá que poner en marcha una serie de estrategias para que se produzcan los cambios deseados en el comportamiento de la pareja.

Algo fundamental es que el profesional o profesionales sean gente preparada y que cuente con buenas referencias. No olvidemos que es posible que la pareja pueda sentirse incómoda, por lo que lo ideal es que se sientan cómodos para que se desarrolle el proceso de terapia de la mejor manera y se puede finalizar con el éxito que todos desean.

Elegir un buen profesional o equipo de profesionales es realmente importante y tiene una importancia destacada para el éxito de esta terapia. En Terapiapsi.com saben como afrontar este tipo de situaciones y cuentan con profesionales de merecida fama y de los que se encuentran opiniones realmente buenas en la red.

Al final, lo mejor es ponerse en las mejores manos, pues son las que van a colaborar a que puedas dar soluciones a esas necesidades de solución a problemas de pareja u otro tipo de patologías donde la presencia de un profesional se antoja imprescindible. Así que ya sabes, ¿a qué estás esperando?

 

Deja un comentario