En una vida como la que tenemos a día de hoy la mayoría de las personas, la verdad es que hay muchos momentos en los que nos cuesta ser felices. Vivimos tan pendientes del trabajo, tan enganchados a las redes sociales y con tanta inseguridad que no encontramos el momento para relajarnos, para respirar y, en definitiva, para disfrutar de la vida. Esto es un problema que tiene consecuencias que a menudo no solemos tener en cuenta pero que van a determinar nuestra vida tal y como la conocemos.

Todo eso nos genera una serie de nuevas necesidades a las que tenemos que encomendarnos para tratar de no volvernos unos robots y seguir siendo personas. Una de las necesidades que hemos identificado que ha crecido durante los últimos años es la de acudir a un psicólogo, algo que es vital para mucha gente y que, por suerte, ya no tiene esa imagen que la sociedad le atribuía hasta hace no demasiado tiempo. Lo cierto es que los psicólogos son los verdaderos culpables de que muchas personas hayan conseguido recuperar la normalidad y la felicidad en sus vidas.

Os recomendamos echarle un vistazo al artículo del que vamos a hablar a continuación, publicado en la página web de Efe Salud y que habla de cuál es el tipo de personas que, a día de hoy, suelen acudir al psicólogo. La noticia apunta que cada vez son más las mujeres que lo hacen y, en especial, que son los jóvenes los que ya suman un 30% del total de pacientes. ¿El motivo? Quizá vivir en un entorno tan conectado como en el que les ha tocado crecer a los más jóvenes. Parece que no, pero la influencia de esto es terrible.

Pero si os ha parecido interesante ese artículo creemos que os va a resultar de mucho más interés el que os dejamos a continuación, publicado en la página web de El País. En él se habla de las razones de cuatro jóvenes para acudir a la consulta de su psicólogo. Los motivos, como veréis, son muy diversos, pero lo que está claro es que la información demuestra que los jóvenes necesitan a un profesional como el psicólogo muy cerca para tratar de obtener ayuda para conseguir una vida mejor. Para ellos y ellas, esto es algo de una importancia tremenda.

Los jóvenes constituyen, en los momentos en los que nos encontramos, una parte importante de la cartera de clientes de un psicólogo. Así es como nos lo han comentado los profesionales de una entidad como la de Vanessa Sanz, situada en la castellana ciudad de Valladolid. Según nos dicen estos y estas especialistas, una de las recomendaciones que siempre suelen poner encima de la mesa para la gente joven es la de viajar. Dicen que es una de las que más ayuda y la que encuentra una mayor aceptación entre los las jóvenes.

Una técnica que funciona 

Lo cierto es que, tras evaluar el seguimiento de estas personas, se puede concluir que la técnica funciona de lo lindo. Son los principales responsables de esa misma entidad los que nos lo han confirmado. Y es que un viaje tiene la capacidad de hacer milagros. Cada vez más gente tiene la misma sensación. Con independencia de dónde nos traslademos y del tiempo que se requiera para ello, lo cierto es que hay que tener siempre en la recámara hacer una acción de este estilo con el fin de encontrar la alegría que andamos buscando tanto tiempo.

No cabe la menor duda de que hay pocas cosas que nos permitan desconectar más que un viaje. Gracias a él, dejamos de lado los móviles, los problemas en el trabajo, los problemas familiares y demás. Ya sea en solitario o acompañado (lo ideal es hacerlo con alguien, pero a veces resulta más reconfortante organizar un viaje individual), la verdad es que es imposible no reconocer lo bien que nos hace realizar una escapada y que podamos sentirnos lejos, al menos por una vez, de todo aquello que supone una influencia bastante negativa en nuestra vida. Por eso os animamos a que deis el paso. Os puede ser de gran utilidad.

Creemos que la sociedad no va a cambiar en exceso de aquí a dentro de algunos años. Esa es una mala noticia, porque hay cosas que todos y todas querríamos cambiar pero que sabemos que es muy difícil transformar. Ante esto, solo nos queda tomar medidas para desafiar a todo aquello que nos molesta. Y qué mejor que hacerlo de la mano de un psicólogo o psicóloga que nos marque el camino en lo que debe ser la reconstrucción de nuestra vida. Realmente, muchos y muchas lo necesitamos. Más de lo que creemos. Por eso, dejemos los tabúes, los prejuicios o los estereotipos a un lado, que es momento de recuperar la felicidad.

 

Deja una respuesta