Puede sonar a título de película de Marvel pero las llamadas “oficinas mutantes” son un nuevo concepto decorativo que ha llegado para quedarse y que, además, están dando mucho que hablar entre el sector del diseño de interiores. Pero ¿qué son exactamente? Hablamos de la combinación equilibrada de diseño y tecnología, una combinación dirigida a los nuevos modelos de trabajo de hoy en día, conocidos como el “smart working”.

El trabajo inteligente o “Smart working” es un tipo de trabajo que se adapta totalmente a la vida del empresario o trabajador de modo que son los horarios los que se adaptan a él y no el contrario. Hablamos, por tanto, de máxima flexibilidad de horarios y lugar de trabajo, un método que ya siguen grandes compañías como Microsoft, Unicredit o American Express.

Las oficinas mutantes contribuyen a que el “Smart working” sea posible con muebles ergonómicos, decoración moderna y sencilla, tecnología de vanguardia, etc. De este modo, el trabajador cumple sus horas de trabajo (alrededor de 7 intensivas) ya sea desde la oficina de la empresa o de manera telemática desde una oficina en su propia vivienda y en el horario que más le convenga (dentro de un orden establecido previamente). Así, por ejemplo, un padre atareado puede decidir entrar a trabajar a las 6 de la mañana para salir a las 13:00 y tener el resto del día libre o ir a la oficina de 9 a 14 mientras los niños están en la escuela y luego trabajar desde casa las horas restantes cuando los pequeños duerman la siesta o empiece la hora de la cena para irse a dormir.

Según Giuliano Mosconi, presidente y administrador delegado de Tecno e Zanotta, “La concepción de los espacios de trabajo tiene que actualizarse en base a las nuevas exigencias del ‘smart working’. El espacio de trabajo ha dejado de coincidir con la oficina física y hoy está conformado por varios ambientes: la casa, los medios de transporte, los hoteles… ”.

Una oficina cómoda en casa y en el trabajo

Para que esto sea posible es imprescindible tener en cuenta algunos factores:

  • Ordenador: Es necesario contar con un buen ordenador personal que permita un trabajo adecuado desde casa.
  • Internet de banda ancha que permita una buena conexión, sin demasiadas caídas, entre el ordenador personal del trabajador en su vivienda y la base de datos de la empresa en la oficina.
  • Mobiliario ergonómico, tanto en la oficina de la empresa como en la vivienda, que nos permita trabajar cómodamente las horas establecidas.

También suele ser necesario contar con algún tipo de software o aplicación que contabilice las horas que el trabajador pasa conectado desde su vivienda con el fin de justificar las horas de trabajo.

Muebles Online

Las ventas de muebles online han crecido un 42% en España y el mobiliario de oficina no es diferente. La conocida empresa Abisal Mobiliario nos ha asegurado que sus ventas se multiplicaron por dos en 2017 y que este año los números siguen al alza. De hecho, las previsiones para 2018 apuntan a cerrarlo con un ascenso del 7% y un volumen que puede superar los 3.000 millones de euros a nivel nacional, una cifra que no alcanzaba desde 2010 (antes de la temida crisis económica). También en este sector se aprecia una creciente concentración de la oferta, ya que los cinco primeros operadores facturaron del 57% del valor del mercado; mientras que si se miran los diez primeros ya sería del 71%, casi dos puntos que en 2016.

No obstante, las ventas minoristas de mobiliario registraron 2.900 millones de euros en 2017, un incremento del 7,4% respecto al año precedente, según el Obeservatorio Sectorial DBK de Infoma, que añade que la favorable coyuntura económica, el aumento del gasto de las familias y la mejora del mercado inmobiliario incidieron positivamente en el sector, tanto en las grandes compañías multinacionales como en el pequeño comercio.

Y es que las cosas están cambiando mucho y a pasos agigantados. Lógicamente queda mucho para conseguir que las empresas se adapten a este modelo de trabajo pero muchas de ellas ya están en camino y poco a poco, con suerte, Europa irá implantando el “smart working” en las principales compañías.

Deja un comentario