España cultiva una enorme cantidad de productos alimenticios tanto en lo que tiene que ver con la comida como en lo que respecta a la bebida. Nuestro país está repleto de campos que son de la máxima calidad y que son fundamentales para conseguir disponer de todos esos productos de los que presumimos, que consumimos y que exportamos al extranjero con el fin de mejorar la imagen de marca de nuestra nación y obtener unos nada despreciables beneficios. Hay innumerables ejemplos de la gran aportación que tiene España para, por ejemplo, el mercado alimentario europeo.

Uno de los productos que mejor nos definen es, sin duda, el vino. Se trata de una bebida que sufre variaciones en lo que respecta a su consumo. Ha tenido décadas en las que su consumo ha sido menor en el interior de nuestras fronteras. En la actualidad, es una de las bebidas de referencia en nuestro país. Y es que el vino disfruta de una de sus múltiples edades de oro en la actualidad. El consumo ha subido y lo ha hecho entre públicos de muy diferentes características. Y esa es una noticia excelente para todos aquellos que tienen algo que ver con el sector vinícola nacional.

Una noticia del portal web Libre Mercado informaba de que España es el país del mundo que cuenta con una mayor extensión de viñedo, pero que es el cuarto productor de vino de todo el planeta. Estos datos son los que reflejan la importancia que tiene nuestro país en todo lo que rodea a esta bebida, que nos ha caracterizado siempre y que va a seguir haciéndolo durante muchas décadas más. Es evidente que es imprescindible, por economía y por imagen, que así siga siendo. El vino español tiene muy buena reputación más allá de nuestras fronteras y es necesario mantenerla cueste lo que cueste.

El Diario de Gastronomía, en su web, hace referencia a otro asunto de los más interesantes que rodean al vino en nuestro país: el reparto de las hectáreas de vid. En este sentido, es Castilla – La Mancha la que se lleva la primera posición con un 46’1% del terreno dedicado a estas prácticas. Extremadura, con un 9’4%, ocupa la segunda posición. Vemos, por tanto, la enorme diferencia que existe de la región castellanomanchega con el resto. Y es que se trata de una zona de nuestro país que es especialmente conocida por sus vinos. Huelga decir que no es la única.

El vino sigue siendo el producto estrella de uno de los sectores más importantes de la agricultura española. Son muchas las personas que trabajan en un negocio como este y, desde luego, se trata de uno de los sectores que más alegrías nos da a nivel internacional. Y lo cierto es que es una actividad que se encuentra en auge. Eso es lo que nos han comentado los profesionales de Plantvid. Según nos dicen, ha aumentado la cantidad de personas que han decidido comprar plantas y cepas de vid en los últimos años tratando de sacar el máximo rédito posible del buen nombre del vino español.

Desde China… a Estados Unidos

El vino español, como os hemos comentado, llega a todos los lugares del mundo. Desde luego, la prueba es que países como Estados Unidos o China disponen de vinos españoles reconocidos. Este tipo de países, normalmente, mira a Europa a la hora de surtirse de los mejores vinos del mundo, porque desde luego sus principales exportaciones provienen de España, Francia e Italia. Esta es una zona del mundo ideal para el cultivo de vid y las grandes potencias lo saben. Por eso quieren seguir teniendo grandes negocios con los sectores vinícolas franceses, españoles e italianos.

El vino es uno de los productos más interesantes del mercado y es por eso por lo que hay mucha gente que apuesta por producirlo. Desde luego, este es uno de los productos que más imagen nos pueden proporcionar a nivel internacional y eso lo sabemos bien, pero para que esa realidad siga estando vigente hay que saber trabajar bien nuestros campos y apostar por plantas de vid que nos proporcionen la calidad que esperamos encontrar en sus frutos. Esa es la clave de este negocio y de todas las buenas noticias que nos puede llegar a dar.

Si queremos seguir exportando vino a las principales potencias mundiales y obtener todo ese dinero que generamos gracias a eso, es evidente que el trabajo tiene que ser perfecto y que nada puede quedar al azar. Los productores de vino españoles son personas serias que conocen el secreto de su negocio. Y a la vista está. Los resultados han respondido a esa manera de trabajo y ahora, simplemente, toca seguir haciendo lo mismo para continuar con el éxito.

Deja una respuesta