El monte Everest, en la cordillera del Himalaya, marca la frontera entre la República Popular China y Nepal, con sus 8.848 m. es conocido por ser la montaña más alta del planeta, o también como es nombrado en Nepal, Sagarmatha, lo que significa “La frente del cielo”, y por ser una cima mítica entre los alpinistas que desean coronar los 8.000, pero en los últimos tiempos también se ha dado a conocer por otra razón mucho menos agradable, muchos somos los que hemos visto y quedado sorprendidos por la fotografía que ha dado la vuelta al mundo y se ha hecho viral del gran atasco en el Everest tomada por el ex soldado nepalí en el ejército británico y alpinista, que logró ya coronar seis ochomiles, Nirmal Purja.

La temporada de escalada, que comenzó el 14 de mayo, ha dejado solamente en este mes de mayo once personas fallecidas, los enormes atascos de gente queriendo coronar su cima, el agotamiento por las horas de espera o el mal de altura, podrían estar entre algunas de las causas que las provocaron, a esto se suma otro gran problema, las enormes cantidades de basura que a lo largo de los años se han ido abandonando y acumulando ha dado como resultado que el gobierno nepalí haya tenido que tomar cartas en el asunto, según informó un portavoz del ejército de Nepal en una expedición de limpieza que ha durado 45 días, se han recogido 10,88 toneladas de basura, encontrándose botellas de oxígeno vacías, envoltorios de alimentos, residuos de cocina, latas de bebida, materia fecal, botellas de plástico, etc.

Por ello es tan importante la fabricación de bolsas realizadas con materia prima biodegradable compostable. En este punto, uno de los faros que iluminan el camino a la ecología lo encontramos en bioplásticos Alhambra, una empresa especializada en la fabricación de bolsas y film de plástico que os recomendamos puesto que apuesta por la innovación tecnológica y el compromiso por el medio ambiente, por lo que sus productos cuentan con el certificado de calidad ISO 9001 y ISO 14001, revisados anualmente por Bureau Veritas Quality International España S.A., estando adheridos además al Acuerdo Voluntario entre Ecoembes y los fabricantes de bolsas de un solo uso y el comercio y la distribución.

Entre las normas que ha fijado el gobierno de Nepal para minimizar el impacto ambiental en esta montaña, podemos citar:

  • Cada alpinista que ascienda a la cumbre deberá regresar con 8 kg. de deshechos generados por encima del campo base, que se encuentra a unos 5.200 metros, los cuales serán entregados en la Contact Office del Mount Everest Pollution Control Committee.
  • Cada alpinista que dese ascender deberá justificar que previamente ha realizado una escalada a un pico de una altitud superior a los 6.500 m.
  • Deberá acreditar con un certificado médico oficial que presenta una buena aptitud física y un buen estado de salud.
  • Deberá contar con un guía local que acompañará al deportista durante su ascenso. Esta medida tiene como objetivo disuadir a los escaladores que ascendían en solitario, sin compañeros.

A esto hay que sumar otros condicionantes ya establecidos, como son

  • Las tasas por escalada. Estas pueden variar dependiendo de la época elegida del año, pudiendo oscilar entre los 10.000 y 2.500 dólares por persona. La más cara corresponde a la primavera, por tener mejores condiciones, más horas de luz diaria, una temperatura nocturna que no baja de los 7 grados bajo cero, escasas o nulas precipitaciones, los meses de diciembre y enero son los más baratos por su excesivo e imprevisible viento y por poder alcanzar los 15 grados bajo cero. Durante los meses de febrero y marzo permanece cerrado.
  • Por cada guía sherpa, exigidos por el gobierno desde el año 2013, unos 4.000 dólares.
  • La tasa de basuras. Roza los 4.000 dólares por persona, independientemente de la temporada que sea.
  • Los escaladores deberán contar con una edad comprendida entre los 18 y 75 años.

Otras claves únicas del Everest

Uno de los aspectos sumamente importantes a tener en cuenta en estos ascensos, por su elevado grado de dificultad es el equipo de rescate, en ellos el helicóptero juega un factor primordial, el récord del rescate de mayor altura lo tiene Maurizio Folini al realizar una evacuación longline, es decir colgando de una cuerda, por encima de la Banda Amarilla del Everest, a unos 7.800 metros de altitud. Según la Federación Aeronáutica Internacional el 14 de mayo de 2005, un helicóptero pilotado por Didier Delsalle, ha sido el primero en posarse durante más de dos minutos en la cima del Everest, el punto más alto del mundo.

Deja un comentario