Llegan los meses de noviembre y diciembre, dos de los meses del año a los que mucha gente les tiene mucha estima como consecuencia de que presentan muchas de las fiestas que permiten que tengamos puentes. En efecto, noviembre es bien conocido por el puente de Todos los Santos y la Almudena para los madrileños. Diciembre, por su parte, tiene en su haber al puente de la Constitución y la Inmaculada además de contar con unos días de Navidad que seguro que ya están esperando millones de personas en toda España.

El plan para muchas familias españolas a la hora de que llegue este tipo de fiestas está claro: escapar de las grandes ciudades y pasar unos días en algún pueblo en el que el silencio y la tranquilidad sea una de las características principales. La verdad es que son muchas las personas que necesitan algo así y es precisamente por eso por lo que este tipo de planes tienen tanto éxito. Y no cabe la menor duda de que va a seguir siendo así.

Viajar es una de las mejores alternativas para disfrutar de más de dos días libres en el trabajo. Un artículo del diario El País publicado antes del puente de la Constitución de 2016 daba varios planes para disfrutar de aquel puente: las alternativas que ofrecía eran ir de pintxos por las tres capitales vascas, hacer senderismo por Calblanque, en Murcia, hacer la ruta del vino en La Rioja, ir a la Comarca de los Pedroche en Cordoba, el parque minero de Río Tinto en Huelva… y muchas cosas más.

Pero los planes no terminan ahí. Mucha gente se pregunta si es recomendable, por ejemplo, ir a la playa durante los puentes que hay en noviembre o en diciembre. Lo que nosotros podemos decir al respecto es por qué no. Aunque bien es cierto que es bastante probable que no se va a tener la oportunidad de disfrutar de un buen baño, la tranquilidad que existe junto al mar durante el otoño es digna de ser disfrutada por todos y todas. Y puede venir muy bien para conseguir eso que tanto estamos buscando: tranquilidad.

La playa es, en muchas ocasiones, sinónimo de tranquilidad. Y cuando llegan los meses en los que nos encontramos, todavía más. Si, además, tenemos la suerte de encontrarnos en un lugar de los que no sufren sobrepoblación, estamos de suerte. Según nos han contado los profesionales de Romer Playa, Denia es uno de los lugares que presenta unas condiciones como las que acabamos de describir. Ese es el motivo que explica que, cada año, aumente el número de familias que ven en la localidad alicantina un lugar ideal para tratar de desconectar y disfrutar de los pequeños placeres.

Planificar el viaje con tiempo es imprescindible

Una de las claves para tratar de que el viaje sea perfecto y que nos permita conseguir esa tranquilidad que tanto necesitamos y que tanto estamos buscando es la planificación. No solo es imprescindible buscar y encontrar una localización ideal para toda la familia, sino que también es necesario y muy recomendable intentar planificar la ruta para que, a la hora de conducir, no se sufra ese estrés que es típico de los conductores y conductoras que no saben a ciencia cierta dónde se encuentran.

La página web de la RACE realizaba una serie de recomendaciones para todas aquellas personas que estuvieran planeando irse de puente en su día. Entre otras, destaca la recomendación de tener el coche apunto, algo que parece de cajón pero que no todo el mundo tiene en cuenta. Además, cargar el equipaje de manera correcta es asimismo fundamental. Finalmente, dormir siete horas al menos es una de las obligaciones que más tiene que tener en cuenta la persona que va a conducir.

Cabe tener en cuenta una de las cosas más importantes en un viaje como estos: disfrutar y descansar. Cumplir ese objetivo es fundamental para volver al trabajo unos días después con una sonrisa y con la sensación de haber aprovechado bien el tiempo. Eso no tiene precio. Y es la mejor manera para tratar de disfrutar de los momentos libres que tenemos, que por desgracia en muchas ocasiones brillan por su ausencia y que ayudan de una manera muy importante a ser feliz.

Deja un comentario