Con la llegada del buen tiempo todos nosotros deseamos poner nuestro jardín al día, estamos deseosos por poner a punto el exterior de nuestra vivienda para poder vivirlo, disfrutarlo con nuestros familiares, amigos…, y para ello nada mejor que comenzar a cuidar nuestras plantas del exterior. La observación debe ser una de nuestras virtudes, puesto que debemos estar muy atentos a la llegada de los insectos, animales, bichos… perjudiciales para la salud de nuestras plantas, esos incómodos visitantes con un increíble poder de propagación pueden llegar a comprometer el desarrollo y vitalidad de nuestras queridas plantas, por lo que debemos estar atentos a su presencia. Las principales plagas que suelen aparecer en primavera y se pueden prolongar durante todo el verano son:

  • Las cucarachas. Su cuerpo es ovalado y aplanado por lo que pueden introducirse en los lugares más increíbles. Se alimentan prácticamente de cualquier cosa desde restos de comida hasta papel, plásticos, excrementos de animales domésticos, basura, desechos de plantas, etc. e incluso pueden pasar temporadas sin comer, por lo que desarrollan una gran capacidad de adaptación pudiendo vivir en una amplia variedad de ambientes. Si bien, ellas prefieren las condiciones cálidas de las casas, pues en ellas encuentran lo que necesitan comida, agua y calor. Por ello, para evitar esta plaga, nosotros os recomendamos que recurráis a Control Plag, una empresa de Almería que ofrece sus servicios profesionales como expertos en el control de plagas y realizan funciones de desinsectación y fumigación de cucarachas, desratización, control de aves, tratamiento de la madera, desinfección y tratamiento de la Legionella y desinfección de depósitos de agua potable, en toda clase de instalaciones o negocios, por lo que tener su contacto a mano es una de las mejores decisiones que podemos tomar.
  • Las hormigas. Pueden resultar una auténtica plaga y muy molesta si invaden nuestro espacio. Se sienten especialmente atraídas por los alimentos dulces, por lo que debemos tener un especial cuidado en no dejar ningún tipo de resto a su alcance, pues cuando una sola hormiga localiza la comida vuelve al nido comunicando a las demás compañeras a través de una substancia química denominada feromona su ubicación exacta y a continuación tendremos todo un ejército de hormigas acarreando comida.
  • Su presencia puede ser un grave riesgo para la salud, pues, aunque pueden alimentarse prácticamente de cualquier cosa, le gustan los alimentos dulces, los cereales y las semillas, por lo que intentan vivir donde hay gente, infectando casas, huertos, graneros, etc.
  • Mosca blanca.Como la mayoría de los insectos suele depositar en la parte posterior de las hojas por ser la zona más porosa de la planta y se alimentan de su savia robándole los nutrientes y el agua que esta necesita hasta ocasionar su muerte. Prolifera con climas templados y húmedos, por lo que surge sobre todo en primavera y verano.
  • La cochinilla. Son insectos chupadores que al igual de los anteriores se alimentan de la savia de la planta, adhiriéndose fuertemente a la planta y con la especial característica de que se recubren de una coraza que los protege, lo que le da a la planta un singular aspecto pareciendo que está cubierta de pequeños algodones. A diferencia de otras plagas no solo aparece en temporadas de primavera o verano, ya que se puede detectar su presencia en otoño, siendo habitual observarla en plantas con mucha densidad de hojas.

¿Ante qué otras plagas debemos de estar alerta?

En nuestro jardín puede haber más plagas de las que os hemos mencionado, así, otras de las plagas que atacan a nuestras plantas y jardín pueden ser:

  • El pulgón. Son animalillos pequeños, no más de unos pocos milímetros, de diversos colores como verdes, amarillos o negros que suelen alojarse en la parte posterior de las hojas provocando que estas presenten un aspecto rizado. El pulgón chupa la savia de la planta para alimentarse, pudiendo llegar a debilitarla hasta tal punto que puede provocar su muerte, produciendo melaza, una secreción azucarada y pegajosa por el ano, producto de la digestión de su alimento que atrae a las hormigas. Esta le sirve de alimento por lo que establecen una relación simbiótica de la que se benefician simultáneamente, las hormigas se alimentan de la melaza y al mismo tiempo ofrecen protección al pulgón frente a sus depredadores más directos que son las mariquitas.
  • Taladro del geranio o polilla del geranio. Se trata de una mariposa de aspecto amarronado parduzco de pequeño tamaño, unos 2 cm. aproximadamente que se desarrolla muy rápidamente, apareciendo cuando la temperatura ambiente supera los 20º y se producen riegos abundantes. En su ciclo de reproducción estas mariposas ponen sus huevos en los geranios, de los que saldrán las orugas que se alimentan de los capullos y cuando acaban con ellos penetran en el tallo de las plantas y lo devoran dejando a las plantas sin savia para alimentarse, lo que ocasionará su muerte.

Deja un comentario