La elección de clínica dental es importante. Como aseguran en base a sus años de experiencia desde Clínica Dental Gaudí, el equipo médico y los higienistas deben tener un nivel adecuado para que así los resultados sean inmejorables. No hay que olvidar que tanto el higienista como el dentista tienen capacidad para trabajar de forma directa con la boca de los pacientes. Lo que hacen los auxiliares es apoyar a los dentistas.

Prevenir es prioritario

Las clínicas dentales deben tener un claro compromiso con la salud de los pacientes. Tienen que tener una clara orientación para la prevención y así poder mantener la salud de la boca, pues asesorarán siempre a los pacientes para que no haya problemas mayores y se produzcan intervenciones de mayor coste.

En la propia clínica dental deben preocuparse por nosotros, conocernos y realizar recomendaciones de utilidad para nuestra salud bucodental, que irán desde cómo nos podemos cepillar los dientes a realizar revisiones con regularidad, limpiezas profesionales, etc.

Percibir confianza

Hay que tener en cuenta que el trato con el paciente es un aspecto importante en la atención bucodental. El dentista debe informar y responder de forma amable e interesada sobre las dudas que tengas hasta que te quedes tranquilo sobre el tema y conozcas todo lo necesario para tener buena salud dental.

La cercanía del equipo hará que tengamos confianza y el trabajo que realicen en la clínica tiene que estar realizado con protocolos y procesos de calidad.

Dentistas especializados en cada tratamiento

Cada vez son de mayor complejidad y demandan profesionales con una mayor formación. Cada uno de estos deben ser expertos en una especialidad, aunque recordemos que la Odontología es una titulación única en el territorio español y hace posible realizar tratamientos en todo tipo de áreas.

Nuestra recomendación es que en dentista se forme con una serie de cursos complementarios o de postgrado de cara a ampliar la formación recibida en la Licenciatura y con la debida experiencia.

 Tratamientos

Antes de comenzar el tratamiento debemos tener una explicación clara y de lo más completa.

Después de que acabe el mismo, hay que hacer una serie de revisiones de carácter periódico que colaborarán a que se mantenga bien el tratamiento. Todo esto hace que sea importante asegurarse de que la clínica estará largo tiempo y por ello es importante que sea sólida.

Proximidad y accesibilidad

La ubicación que tenga la clínica próxima a la residencia o sitio en el que se trabaja es importante, pensemos que algunos tratamientos van a precisar de una serie de citas y pueden durar más tiempo. La proximidad ayudará a las posteriores revisiones, lo mismo que acudir rápido a la clínica en el caso de que se necesiten tratos más urgentes.

La amplitud de horarios es vital para adaptarnos a los horarios de los pacientes y así tener la flexibilidad y disponibilidad necesaria para el concierto de las citas.

Tecnología e innovación

Fundamental que la clínica elegida tenga una tecnología que haga más fácil es que se produzcan los tratamientos que se necesiten de forma más cómoda para los pacientes y hagan más fácil que el profesional trabaje en buenas condiciones para hacer un tratamiento de verdadera calidad.

Buenos materiales

Los materiales que se usan en distintos materiales como pueden ser implantes, empastes, brackets, u otros materiales tienen que ser de la mejor calidad, con proveedores experimentados y que pertenezcan a países que cumplan con los debidos controles y certificados de calidad.

Los implantes, por ejemplo, tienen que tener años de garantía, por lo que es bastante importante que la garantía recaiga sobre los implantes que sustituyan la propia raíz del diente que se hayan perdido. No olvides que este es el que hace posible que las funciones dentales sean completas.

Los tratamientos de ortodoncia deberán ser con materiales de gama alta que sean biocompatibles.

Presupuesto completo

En el presupuesto deberán estar incluida la cantidad total de los tratamientos y que no nos obligue a que hagamos un pago por adelantado en los tratamientos de extensa duración. Lo mejor es que se pueda ir pagando según se haga el tratamiento, lo que es toda una comodidad para los pacientes, que pagarán por lo que se hace y no a la inversa.

Los profesionales clínicos tienen que dedicarle el tiempo que necesitan de cara a la explicación del presupuesto de manera clara y que pueda entenderse para que no haya lugar a dudas. En cada una de las citas deberemos saber lo que van a realizar y el coste que tendrá.

Deja una respuesta