La pandemia ha traído muchos cambios de hábitos. Solo hay que salir a la calle para comprobarlo. Ya nada es igual que antes. Todos hablan de las secuelas sanitarias, sociales y económicas que el coronavirus ha dejado. Pero podo se habla de las físicas. Y es que por ejemplo, el bruxismo se dispara un 70% por el miedo al Covid-19. Te vamos a explicar las razones.

Los casos de bruxismo por el confinamiento han aumentado un 70%, siendo actualmente una de las causas de mayor afluencia a consultas externas y a urgencias si el dolor es severo. Una cifra que llega desde los expertos. ¿Por qué? Pues porque la ansiedad y el estado de nerviosismo se exterioriza apretando los dientes durante toda la noche e incluso de día, provocando ese malestar laterofacial y cervical. Seguro que si has notado estos dolores, puede ser provocado por el coronavirus.

Síntomas

Los síntomas que más se tienen por culpa del bruxismo son los chasquidos al abrir la boca, contracturas musculares en cuello y zona lateral de la cara y cabeza, bloqueos mandibulares, dolores de cabeza y de cuello. Desde la clínica Dental José Luis Cano nos dan una serie de recomendaciones. “Se suele recomendar que la persona que sospeche que lo padece es fijarse en la estructura de sus dientes ante un espejo. Es conveniente por tanto observar si el esmalte de las piezas dentales tiene su apariencia cotidiana o si, por el contrario, tienen un aspecto mucho más plano de lo normal”, explican.

Causas

En realidad, existen muy diversos problemas asociados a este tipo de patología e influyen, así como diversos factores relacionados con la vida cotidiana de la persona afectada. Como ya sabes, la acción de apretar los dientes puede suceder tanto de día como de noche, aunque este último es el que suele acarrear problemas y causas asociadas. Básicamente porque al dormir no somos conscientes de nuestras acciones.

  • Los hábitos que tiene la persona para coger el sueño y dormir.
  • La dieta o alimentos que suele comer durante el día.
  • Tener una dentadura con piezas dentales desalineadas.

Tratamiento

El procedimiento más común que se suele realizar cuando existen problemas de esta índole es empleando una férula de descarga. Estas férulas no eliminan directamente el trastorno, únicamente sus síntomas, pero no el origen mismo del problema. Sin duda, uno de los tratamientos que más se realizan en las clínicas dentales.

La férula de bruxismo es muy cómoda de utilizar, removible y fácil de limpiar y mantener. Se trata de un aparato de acrílico rígido transparente, totalmente personalizado y adaptado a la boca del paciente. Se coloca por la noche para evitar que entren en contacto los dientes superiores como los inferiores. Y es que gracias a las férulas conseguimos mejorar desde el primer día de uso los dolores musculares de mandíbula, cabeza y oídos, así como otros tipos de problemas asociados tales como dolor de cabeza, dolor en el cuello o dolores en los músculos.

Cómo prevenirlo

El bruxismo es una enfermedad que resulta complicada de establecer una prevención ante su posible aparición. Hasta que no la tenemos, no se puede hacer una valoración. Aunque en este caso, y por culpa de la pandemia, la ansiedad es la peor aliada. Cuanto mayor sea el estrés o la ansiedad que se tiene por las mañanas o tardes mayor será también la presencia de rechinar de dientes cuando se duerme. Y ahora mismo por culpa del coronavirus, hay muchas personas que no pueden ni conciliar el sueño.

No obstante, desde la clínica nos muestran una serie de acciones que pueden prevenirlo en determinados momentos o circunstancias.

  1. Dieta sana y equilibrada. Y con todo tipo de alimentos presentes en ella, como verduras u hortalizas por ejemplo. Como siempre, nuestra apuesta es por la dieta mediterránea.
  2. Hay que practicar ejercicios físicos o cualquier clase de deporte te ayudará y mucho a liberar estrés y ansiedad al mismo tiempo. Si puedes apúntate al gimnasio o simplemente sal a correr.
  3. Es importante evitar, en la medida de lo posible, tomar café o bebidas con cafeína, en especial momentos antes de acostarnos para dormir. Por supuesto, lo mismo nos puede pasar con el alcohol.
  4. Tienes que realizar ejercicios de relajación y eliminar tensión siempre que sea posible.

El coronavirus va a ser recordado por mucho tiempo, desgraciadamente. Lo vamos a notar a nivel económico y social, pero quizás esas son cosas que no podemos controlar. Pero en el caso de la salud, vamos a intentar que el bruxismo no se convierte en nuestros compañeros de noche.

Deja una respuesta