“La pizza es algo insuperable, la descubres, no mejor dicho la descubres en edad avanzada, por desgracia precisamente cuando tiene el colesterol y los triglicéridos demasiado altos… El coleccionista es alguien dispuesto a comerse la obra de arte, esa que quiere poseer a cualquier precio.”

Augusto De Luca

Fuente: Entrevista del periodista Dimitri Grassi para “Ziguline webzine” – 12 marzo 2009

La pizza, ese rico plato de origen italiano y que tiene tantos detractores como defensores, pero que rico que está, en cualquiera de sus modalidades y recetas. Ummm… la pizza, que como el chocolate, o el helado, te devuelve la vida, y te recupera de esos momentos, inevitables, de bajón, a curarte la resaca,  y la depresión. Y que bien que sienta los domingos, cuando no quieres cocinar, aunque realmente no importa la hora del día, porque siempre está buenísima.

Pero, ¿es sano comer pizza?

Pues bien, aunque a la mayoría, nos encanta la pizza, siempre nos ronda esa duda, cada vez que la comemos, y casi siempre la comemos muy aprisa, como si así no hubiera pasado, porque nos han dicho, que comer pizza es malo. ¿Es eso cierto?

Vamos a ver, analicemos, en primer lugar, los ingredientes de la pizza:  masa a partir de cereales, tomate, orégano y otras especias y queso, que no sé si lo sabes, pero a día de hoy, existen multitud de opciones de origen vegetal, que poco tienen que envidiar al queso tradicional, y además, es mucho más sano, y por supuesto, bastante menos cruel y muy respetuoso con el resto de seres sientientes. Que vamos, que para disfrutar de una rica y nutritiva pizza, no tienes que hacer daño a ningún animal, y todavía menos si la haces tú mism@.

Y es que a pesar de que la pizza se suele asociar, por norma general, no lo es, ni de lejos, ya que si se consume con moderación, y a ciertas horas del día, aunque nunca lo hubieses creído, tiene enormes beneficios para la salud, ¿a qué esto no lo sabías? Yupii, ahora puedes seguir comiendo pizza,  y tú que pensabas que era tan insana… Pues ya ves que no.

Claro, que no todas las pizzas, son igualmente saludables, y solo las pizzas de auténtico estilo artesano, responden  a los estándares de calidad adecuado, a la  manera de Art de Pizza, una de las mejores pizzerías a domicilio de Mallorca, de auténticos maestros, y totalmente caseras.  Ésta es una empresa joven, situada en Inca, Palma de Mallorca, que nació en 2011 y que trabaja diariamente para llevarte el mejor sabor de las pizzas de Italia hasta la casa de sus clientes, a un precio muy asequible. Solo trabajan con productos frescos, y así poder ofrecer las mejores pizzas del mercado en sabor, calidad y precio. El mejor sabor de Italia impregnando pedazos de masa que van desde las manos de su artesano hasta la boca del consumidor, y con una amplia variedad de opciones para todos los gustos.

Los asombrosos beneficios de la pizza

El tomate, es el ingrediente principal de la pizza, y este alimento, tiene un alto contenido en antioxidantes, que además, ayudan a prevenir la enfermedades de corazón y el cáncer, en especial el de próstata, pero eso sí, es recomendable comerla con moderación. Tiene también una enorme cantidad de vitamina C, que ayuda a  prevenir los resfriados.

El orégano, otro ingrediente fundamental, mejora el sistema inmunitario, al ser, su componente activo el carvacrol, que ayuda a proteger el hígado.

El resto de los ingredientes los eliges tú, y si lo haces bien, habrás conseguido un plato de lo más completo, sabroso y nutritivo. Puedes empleara champiñones, pimientos, olivas, alcaparras, espárragos, brécol, espinacas, etc… Y de esta forma, en una sola comida, podrás incluir todos los nutrientes que necesitas cada día.

Otro aspecto bueno de este alimento es que puede cubrir todos los alimentos que necesitas diariamente en una ración. No necesitas hacer cinco platos para reunir todas las vitaminas que debes consumir diariamente. Si incluyes fruta, verdura, carne y el grano del pan, conseguirás reunir todos los alimentos principales en un solo plato delicioso.

El queso, es, sin lugar a dudas, el ingrediente más polémico, y es que de un tiempo a esta parte, su consumo está siendo recomendado por la comunidad científica. Pero esto tiene solución, ya  que siempre se puede sustituir por los quesos de origen vegetal a base de aceite de coco, soja o frutos secos. A día de hoy, están muy logrados y a penas percibirás la diferencia.

Deja un comentario