Si nadar es bueno, hacerlo en una piscina, al sol y en una de las zonas más guapas de Europa, no tiene precio. Y es que estoy en uno de los lugares más bonitos de Francia, en Villa de San Juan de Luz, y ya sé, ya sé, qué hago en una piscina cuando puedo estar en una playa paradisíaca, y es verdad, pero tengo que reconocer que el mar me da algo de miedo y no me gusta demasiado alejarme, así que me quedo en la orillita y ni nado, con lo que me gusta. Por eso, prefiero hacerme unos buenos largos en el pedazo de casaza que tiene mi nuevo ligue, François.

Este chico, François, es un profesor universitario, con un doctorado en lenguas clásicas y apasionado de España, y es que en España lo conocí. Y lo cierto es que casi que le gusta más que a mí, que ya estoy más que harta de tanta corrupción y de tanta tontería televisiva. Pero el caso es que a él le encanta. No os digo más que hasta la piscina la ha tenido que comprar in Spain, sí, sí, como os lo cuento. Se trata de una piscina prefabricada de poliéster que adquirió en DTP, especializados en el diseño y fabricación de piscinas de poliéster reforzado. Su avanzado sistema de fabricación, a la vanguardia europea, y el más riguroso control de calidad nos permiten ser líderes en la fabricación de piscinas de poliéster reforzado. Sus productos son sometidos a rigurosos controles de calidad para asegurar que sus piscinas cumplan con las medidas más altas de seguridad y fiabilidad, exigidas por la UE. Sinceramente es que no es de extrañar que confíe en esta empresa joven y dinámica que además se preocupa de verdad por el medio ambiente.

Pero volviendo al principio y dejando el temita de la piscina a un lado, tengo que decir que aquí, en Villa de San Juan de Luz se está de maravilla, y ni vayáis a pensar que estar en la piscina es lo único que hago. Ahora os cuento

Novio nuevo, vida nueva

Después de que el idiota de Andrés me hubiera dejado prácticamente arruinada, las posibilidades de volver a fiarme de cualquier individuo de la especie humana, me parecían prácticamente inexistentes. Y así fue durante mucho tiempo hasta que conocí a François, un francés, algo pedante y por qué no decirlo, engreído, que poco a poco llegó a convertirse en uno de mis mejores amigos. Al cabo de un año de conocernos ya vivíamos juntos y hoy comparto con él los mejores momentos de mi vida.

Villa de San Juan de Luz es una preciosa ciudad limítrofe con mar y montaña y perteneciente a la provincia de Labort al Sur de Francia. Además de sus maravillosas playas:Playa Grande de San Juan de Luz, la Playa de Lafitenia, la Playa de Erromardie, la Playa de Mayarco y la Punta de Santa Bárbara, la ciudad es conocida por sus balnearios, visitados por multitud de turistas.

Y si tenéis la suerte de visitar la ciudad no os podéis perder su fantástico Jardín Botánico Litoral, os dejará sin palabras.

Además, la arquitectura de la ciudad es espectacular, la Casa de la Infanta, la Casa de Luis XIV, y otros edificios históricos de gran interés.

Y hasta aquí puedo leer. Si queréis saber más sólo tenéis que visitar Villa de San Juan de Luz, un lugar mágico al sudoeste de Francia.

Deja un comentario