Los expertos llevan décadas estudiando la relación que hay entre la relajación del cuerpo y la mente pues, como ocurre con “el huevo y la gallina”, aún no queda claro qué es lo que provoca qué, o qué es lo que llega antes. ¿Es nuestra mente la que provoca un estado nervioso físico? Sí, por supuesto, pero ¿puede también nuestro cuerpo mandar señales a nuestro cerebro y provocar o calmar un estado de nerviosismo? El poco conocido método Rosen intenta calmar la mente relajando nuestro cuerpo.

Con los animales ocurre algo similar. Los perros, cuando están inseguros o tienen miedo, bajan la cola y la meten entre sus patas traseras por inercia. Es un movimiento involuntario que hacen sin darse cuenta y está totalmente comprobado que obligarles a elevar el rabo provoca en ellos el efecto contrario, pues empiezan a caminar más seguros de sí mismos, poco a poco, y sin menos miedo.

Maribel Paz, la conocida experta psicóloga online en Madrid, afirma que la relación entre cuerpo y mente es obvia y que negarla, o pasarla por alto, puede ser un error catastrófico para cualquier paciente.

El método Rosen es una combinación de masaje y psicología que consiste en desbloquear tensiones físicas y emotivas a través de tocar distintas partes del cuerpo. Lo llaman “psicomasaje” porque se utilizan las manos, el movimiento y la palabra para rebajar la tensión del  paciente, tanto física como emocionalmente, y supuestamente con él se libera la fatiga, las emociones negativas y el estrés.

Tampoco debemos olvidar los tradicionales masajes relajantes que consiguen un estado similar al expuesto anteriormente, ya que su máximo objetivo es aumentar la producción de endorfinas (la hormona de la felicidad) en nuestro cuerpo. Esto significa que, por ende, si aumentamos nuestra producción de endorfinas somos más felices por lo que a través del masaje conseguiremos un mejor estado anímico.

En el ámbito docente…

Actualmente hay una fantástica escuela de quiromasajes, Centro QB en Málaga, que además de ofrecer fantásticos cursos de quiromasaje impartidos por grandes profesionales, abarcan el ámbito de la doble funcionalidad del masaje: mitigar dolores musculares y obtener un efecto relajante. Hablamos, probablemente, de una de las mejores escuelas que hay ahora mismo a nivel nacional, y aunque aún no hablan de la aplicación del método Rosen, lo conocen e intentan incluir en su formación diferentes técnicas relajantes y tonificantes.

Y es que los masajes, además de ser fantásticos tratamientos para el dolor, pueden conseguir otros múltiples beneficios:

  • Relajan cuerpo y mente promoviendo la respiración profunda y eliminando el sentimiento de ansiedad.
  • Fortalecen la circulación sanguínea, aumentando el aporte de oxígeno en los órganos y tejidos.
  • Mejoran el sistema nervioso.
  • Crean un sentimiento de bienestar.
  • Ayudan a la eliminación de toxinas y células muertas.
  • Te ayudan a recobrar energía.
  • Contribuyen a la digestión de nutrientes.
  • Aumentan las defensas naturales
  • Y estimulan el apetito sexual, debido a que mejora ámbitos como la autoestima y la energía vital.

No obstante tampoco vayamos a pensar que con un masaje arreglamos todos los males, pero no debemos tomarnos a la ligera los beneficios que pueden traer consigo.

Deja un comentario