En las últimas décadas se ha puesto de moda el disfrazarse para celebrar el Carnaval, Halloween e incluso fiestas particulares como son las despedidas de soltero. Disfrazarse es una opción más que acertada para disfrutar de nuestra festividad y de un día de ocio y disfrute con la gente a la que queremos. Conseguir un disfraz divertido y bien trabajado es una buena manera de optimizar la diversión en un momento así.

El recuerdo de todos esos días es lo mejor. Las fotos y los vídeos que guardan estos momentos los conservamos durante años y permiten recordar el tipo de disfraz elegido para la ocasión. Es probable que si obtenemos el mejor disfraz de manos de los mejores especialistas, el día sea recordado con mayor cariño por nuestra parte.

Hace un par de semanas celebramos la despedida de soltero de uno de mis mejores amigos, Sergio. Él era el primero que se casaba de la pandilla y por tanto teníamos planeado hacer una despedida de soltero a lo grande. Por ello teníamos pensado hacer un viaje a la ciudad de Alicante y vestir a Sergio de bombero. Para ello necesitábamos encontrar una tienda que nos pudiera suministrar un traje que fuera realista y cómodo.

Comenzamos a buscar esa tienda para hacernos con el traje que deseábamos. Decidimos probar suerte a través de Internet porque en otras ocasiones lo habíamos fiado todo a las tiendas físicas de la ciudad y el resultado había sido bastante mejorable para nuestros intereses. Esperábamos encontrar en la red ese traje que nos convenciera. Sin embargo, algunos de mis amigos no se fiaban en absoluto de lo que pudiésemos adquirir a través de Internet.

Después de unos días de búsqueda las dudas de muchos de ellos se disiparon. Buena parte de culpa fue de La Casa de los Disfraces, una tienda gracias a la cual podríamos adquirir un traje que nos parecía ideal, a un precio menor de lo que nos esperábamos y que, en definitiva, cumpliría nuestras pretensiones. Además, dispondríamos del producto en un breve espacio de tiempo.

Un fin de semana absolutamente memorable

Apenas un par de días después teníamos el traje de bombero listo para Sergio. Él no sabía nada de lo que estábamos preparando, pero estábamos convencidos de que encontraría gracioso el traje y muy gratificante el viaje. Todo estaba preparado para que comenzara el espectáculo y nosotros sabíamos de antemano que aquellos días en Alicante no nos iban a defraudar.

Y no lo hicieron. Nuestro paso por Alicante resultó extraordinario. Las risas, los abrazos, los cánticos… todo contribuyó a que la experiencia fuera inolvidable. Concretamente fue Sergio el que mejor lo pasó. Le encantó el traje y encontró en él un medio tremendo para hacer de la experiencia algo único y de lo que a buen seguro guardará un recuerdo sensacional.

Aunque Sergio está a punto de casarse y no sabemos lo que nos depara el futuro a cada uno de nosotros, la verdad es que ya sabemos dónde acudir cada vez que necesitemos un disfraz. Nos gustan especialmente las fiestas de Halloween y Carnaval, para las que siempre solemos ir ataviados con disfraces de todo tipo. Para cuando lleguen, ya sabemos dónde debemos acudir a por los disfraces. Según lo que nos había contado Sergio, el que le habíamos comprado era cómodo y confortable. Nos recomendaba seguir confiando en La Casa de los Disfraces.

Así lo haremos. Ya estamos esperando a que llegue una nueva fiesta para poder enfundarnos todos en los mejores disfraces que podemos encontrar. El espíritu será siempre el mismo: el de disfrutar y compartir con nuestros seres queridos de momentos que quien sabe si volveremos a revivir.

 

Deja un comentario