En los últimos años el sector del vino ha crecido a pasos agigantados. La cultura de beber una copa de vino se ha extendido entre todas las edades y sectores de la población. En España es tradición. Incluso ya no se bebe solo en los bares, también se hace en casa. Por supuesto no puede faltar una buena botella de vino en una reunión de amigos. Pero si quieres ser un sibarita de los caldos, también tienes que tener en tu casa otros elementos básicos para los amantes del vino.

Vinotecas

No puede faltar en tu casa una vinoteca. Ahora existe una amplia gama de armarios climáticos para la conservación del vino, con diferentes capacidades, tamaños, refrigeraciones y funcionalidades. Desde los modelos de vinotecas más sencillos con refrigeración termoeléctrica, a las vinotecas más sofisticadas que incorporan sistemas de refrigeración por compresor,  preservación y dispensación de vino por copas. En Exportcave puedes mirar enfriadores de barra y dispensadores que permiten una exposición directa de las botellas al cliente manteniéndolas a la temperatura adecuada y preservadas de la oxidación, lo que resulta un gran aliado para poder saborear 100% el vino.

Cubiteras

No hay mejor detalle durante una cena que meter la botella de vino en una cubitera. Estos recipientes han evolucionado mucho y se hacen en acrílico o acero inoxidable de alta calidad, en varios colores y formas, de diseño clásico o vanguardista y de diferentes capacidades que permiten ser personalizadas a gusto del consumidor.

Decantador

Con los decantadores de vino puedes disfrutar del aroma y sabor de los caldos más exclusivos. Los hay desde los más sencillos a los más sofisticados, rectos, estilizados, con forma de jarra, etc,  que te permiten servir cómodamente y apreciar los aromas y sabores del vino.

Oxigenador de vino

El vino sólo mejora con la edad, no es porque se haya puesto malo. A lo mejor puede ser porque necesitaba ser aireado, lo que fácilmente podría hacer con un oxigenador de vino. Tiene todo preparado en la cena del siglo, donde tienes que impresionar a tus amigos. Cuando está todo listo para cenar, se abre el vino y se vierte en las copas, se espera que tenga un sabor rico y suave, sobre todo si se trata de una botella de edad cara. Sin embargo, cuando tomas un sorbo, te das cuenta de que el sabor es un poco desagradable. Ya sabes lo que tienes que usar.

Sacacorchos

En el mercado puedes encontrar desde el clásico abrebotellas, pasando por el sacacorchos de láminas, que asegura que no se rompa el corcho, los sacacorchos de dos tiempos, hasta los más innovadores. También hay  sacacorchos profesionales de pared perfectos para hostelería.

Tapones

No podemos permitir que los  vinos pierdan la burbuja, para eso hay que usar los tapones para vino y cava de alta calidad. Y es que el tapón es un elemento clave para la conservación de las propiedades de vino y especialmente de su burbuja. Además los tapones de cava y vino pueden personalizarse con la imagen que desee, algo que puede ser divertido y muy personal.

Si quieres frenar la oxidación natural de tus vinos, lo puedes hacer gracias a las bombas de vacío. En este caso puedes elegir entre los modelos manuales o los sistema eléctricos. Ahora podemos abrirnos una botella, tomar la cantidad que deseemos, y cerrarla al vacío para que el vino no pierda sus cualidades. Éstas se mantendrán perfectamente durante mucho tiempo. Sin duda, un gran aliado.

Consejos beber vino

Por último te vamos a dejar un listado con las temperaturas adecuadas para beber cada vino dependiendo de sus características.

  • Vinos blancos del año sin barrica y rosados: entre los ocho y los diez grados de temperatura sería una temperatura adecuada para empezar la botella.
  • Vinos blancos con barrica: servicio del vino entre los 10 y los 12 grados, y dependiendo de la calidad del mismo, llevarlo hasta un máximo de 14 grados.
  • Vinos tintos jóvenes, la llamada semicrianza o «roble» en algunas bodegas, habitualmente de Ribera del Duero: mi consejo es que se sirva el vino a 14 grados y que se mantenga entre 14-16 grados durante toda la comida.
  • Vinos tintos con crianza: la temperatura de servicio debería estar en 16 grados, y 16-18 grados su consumo durante toda la comida. Siempre teniendo en cuenta las cualidades del vino, la época del año y los gustos de cada uno, podríamos ir hasta los 20 grados.

Deja un comentario