Me paso casi todo el día encerrada en mi diminuto apartamento, eso es lo que tiene trabajar en casa, que pasa a ser tu campo de batalla, y muchas veces la organización brilla por su ausencia. Tendríais que verme con el ordenador dentro de la cama, con la peor postura del mundo, fatal para la espalda, que así la tengo de destrozada. Y no es que sea una maldita baga, pero es que no habéis visto la única mesa de la que dispongo, que además de enana, está a punto de rompérsele una de las patas. Y las sillas… son de playa… en serio soy un auténtico desastre.

Mi armario, es empotrado, lo único bueno, pero al igual que el resto, de dimensiones ridículas, y buena parte de mi vestuario se encuentra repartido entre el sofá y el perchero. Un lío, vamos, que hasta me da vergüenza que vengan visitas a casa, casi que ni tienen donde sentarse… Y que no me pidan un café, que no hay, a lo sumo una cervecita de marca blanca.

Pero debo estar madurando o que se yo, porque de un tiempo a esta parte, ya no me resulta tan atractiva la idea de tenerlo todo desordenado. Antiguamente, me engañaba a mi misma convenciéndome de que el desorden era una cualidad de las personas creativas. Tendré morro… Pero la nueva yo, está empezando a valorar el orden, y ya no me apetece seguir utilizando el ordenador desde la cama o tumbada en el sofá. Voy a hacerme un mini despacho en el salón, aprovechando bien el espacio puede construirme mi propio espacio de trabajo, solo tengo que vaciarlo de algunas absurdeces y recuerdos del pasado, como unas esculturas que me regalón un antiguo novio medio artista, pero que ni siquiera me gustan.

Así que me he puesto a mirar en la red y he encontrado un despacho super chulo en DC Decoración by El Rincón, se ajusta perfectamente a mis necesidades a la hora de trabajar y también al espacio que tengo disponible. Es perfecto para mí. Sus tiendas de decoración en Madrid están enfocadas exclusivamente a satisfacer las necesidades de su clientela, por eso uno de sus principales objetivos es ofrecer un servicio personalizado a cada uno de ellos, por lo que cuentan con un equipo especializado en interiorismo del hogar altamente cualificado que asesorará a sus clientes con el fin de que tomen siempre la mejor elección. Esta  empresa joven y dinámica, pretende convertirse en una de las mejores tiendas de decoración del hogar en Madrid a base de esfuerzo, experiencia y formación, de hecho, ya son un referente del sector en la capital, y están avalados por cientos de opiniones favorables de cientos de clientes satisfechos. Además, conscientes de que son tiempos duros para muchas familias, lanzan cada cierto tiempo amplias ofertas, lo cual supone un importante ahorro económico.

Trabajar desde casa  exige la máxima responsabilidad

A  menudo tengo que hacer frente a todo tipo de comentarios acerca de mi trabajo, que si suertuda, que si así cualquiera curra, que si eso no es trabajar, que si menuda vida te pegas, y bla, bla, bla… Y sí, trabajar desde casa está muy bien, pero sin una estricta disciplina estarás perdida. Ten en cuenta que nadie te controla, y tu nivel de productividad, únicamente va a depender de ti.

Lo primero que has de saber es que si trabajas desde casa, todo lo tendrás que arreglar tú, empezando por el ordenador, tu herramienta de trabajo. Además deberás ocuparte de la contabilidad, aunque a día de hoy existen eficaces y sencillos programas de contabilidad en la nube, que se pueden utilizar sin necesidad de conocimientos previos.

Has de tener algo muy claro, el horario te lo pones tú, pero eso sí, debes cumplirlo a rajatabla. Flexibilidad sí, pero no pasotismo, de lo contrario tu pequeña empresa estará destinada al fracaso más absoluto.

Marcarte objetivos es el siguiente horario, y lucha hasta que lo consigas. Recuerda que es mejor empezar por pequeñas metas a corto plazo y poco a poco, ir exigiéndote más.

Trabaja y evita las distracciones, pero no loquees, siempre tienes que saber cuándo ha llegado el momento de terminar la jornada.

Deja un comentario