Barcelona es una referencia a nivel turístico para Cataluña, para España y también para Europa. La Ciudad Condal, no en vano, es considerada como una de las más atractivas del Viejo Continente merced a que supone una perfecta combinación entre todo aquello que busca el turista: un enorme abanico de monumentos y sitios señalados englobados en un clima mediterráneo que es idóneo para permanecer al aire libre durante prácticamente todo el día. Si a eso le añadimos que, además, los Pirineos se encuentran a un paso, terminamos de rematar el argumento.

Las cifras que registra una ciudad como Barcelona con respecto al número de personas que la visitan cada año es envidiable. Y es que, según el diario El Periódico, la Ciudad Condal es la gran responsable de que a la comunidad autónoma catalana llegaran durante el pasado 2017 más de 19 millones de turistas extranjeros, lo que en términos porcentuales se traduce en un 5’5% más que los datos experimentados en el año anterior.

El diario El País va más allá. En un artículo publicado a principios del pasado verano, anunció que Barcelona recibía más de 30 millones de turistas (sin distinción entre nacionales y extranjeros) pero de los cuales la mitad acudía a la ciudad por un espacio de tiempo que rondaba las ocho horas. El artículo lo dejaba bien claro: la ciudad quería convertir esas visitas cortas en estancias algo más prolongadas. Y es que una ciudad como lo es Barcelona es absolutamente imposible de disfrutar si no se cuenta con el tiempo suficiente para ello. Su enorme variedad de lugares es la principal razón para ello.

Pero para que una ciudad resulte atractiva de cara al turista no es únicamente necesario que existan determinados puntos de interés turístico en la ciudad. Trabajar en aspectos como el alojamiento de los turistas es elemental para tratar de hacer que se queden por unos días en la ciudad. De lo contrario es posible que muchos de ellos se decanten por otra urbe a la hora de aprovechar sus momentos de vacaciones. Será por ciudades bonitas.

Los establecimientos hoteleros han jugado un papel muy importante dentro de esa misión que ha tenido la ciudad de Barcelona de intentar que los turistas permanezcan en la ciudad durante más de un día. La ciudad se ha reinventado en ese aspecto y entre los responsables de ello se encuentra un hotel Mercer House Boria Barcelona, que gracias a la provisión de sus servicios en inglés y a su excelsa situación (un antiguo palacio situado en el corazón de la ciudad) ha liderado ese cambio y ha comenzado a convencer a turistas nacionales y extranjeros de las ventajas que implica ver Barcelona en algo más que un día.

Mucho más que la Sagrada Familia

Si existe algo que identifica a una ciudad como Barcelona, eso es sin duda la Sagrada Familia, santo y seña de la ciudad desde que prácticamente comenzara su construcción. Si bien es lógico que la Sagrada Familia sea el principal exponente, es necesario recalcar que no es el único. Ese ha sido otro de los problemas que han caracterizado a una ciudad como Barcelona, que se ha identificado de modo mayoritario con este lugar haciendo posible que sus visitantes sintieran que habían visto lo realmente importante de Barcelona simplemente con acercarse a los alrededores de dicho lugar.

En efecto, hay muchos más lugares que merecen la pena en la Ciudad Condal. La Plaza de España, el Camp Nou para los que sean más futboleros, el Palau Sant Jordi, el parque Güell, la playa de la Barceloneta, el Puerto… Barcelona es una ciudad con mil rincones y cada uno de esos rincones presenta un encanto muy diferente del que pueden tener otros. Eso es lo que permite que una visita a Barcelona pueda llegar a ser formidable y lo que se debe impulsar desde los organismos públicos de la ciudad.

Barcelona se encuentra en un lugar del mundo privilegiado para gozar de todos los beneficios que implica el turismo. Siendo además un importante centro de negocios para Europa, la cantidad de personas que visitan la capital catalana, ya sea por trabajo o por ocio, es brutal. El recuerdo que toda esa gente, que como hemos visto es extranjera en un alto porcentaje, es fundamental para tratar de expandir y consolidar la posición de Barcelona ante el mundo. Y en esa labor, los hoteles juegan un papel muy importante.

Deja un comentario